Samsung vuelve a intentar destacar en el sector de los procesadores móviles con una versión potenciada del Exynos 9820 y en forma del nuevo Exynos 9825. En general ha sido mejor el Snapdragon 855 de Qualcomm, y estará interesante ver si las mejoras introducidas a este nuevo sistema en chip son suficientes como para reducir sus diferencias.

El Exynos 9825 llega fabricado con un proceso litográfico de 7 nm con luz ultravioleta extrema en un número significativo de capas, frente a los 8 nm del Exynos 9820. Esto permitirá una pequeña reducción de la planta del chip, ya que el anterior medía 127 mm2 frente a los 73 mm2 del Snapdragon 855, pero Samsung no ha dado datos al respecto.

La configuración de núcleos es la misma, con un clúster de dos M4 a 2.73 GHz, otro clúster de dos Cortex-A75 ligeramente subidos a 2.4 GHz, y el último es de cuatro Cortex-A55 a 1.95 GHz. Mantiene la unidad gráfica Mali G76 MP12, que no se sabe si tendrá alguna mejora de velocidad. La memoria también se mantiene la LPDDR4X a 2093 MHz.

Sigue incluyendo una unidad de procesamiento neuronal (NPU) para ejecución de cargas de trabajo de inteligencia artificial. El módem, la gestión de las cámaras, almacenamiento UFS 3.0, vídeo a 8K, y otros aspectos del procesador se mantienen igual, por lo que es una mera mejora incremental poco sustancial que se espera sea utilizado en el Galaxy Note 10 que va a ser presentado en breve.

Vía: AnandTech.