Me da la sensación algunas veces que la gente está muy ocupada en buscarle las cosquillas al gato, léase «AMD», en lugar de disfrutar de los Ryzen 3000, y una de las últimas polémicas ha tenido que ven con sus voltajes de funcionamiento. Teniendo en cuenta lo mucho que se juegan, AMD ha investigado ciertas afirmaciones de que en reposo los Ryzen 3000 funcionan a voltajes muy altos, y ha llegado a la conclusión de que son infundadas.

Robert Hallock ha indicado que ciertas herramientas de medición o perfiladores son especialmente agresivas a la hora de comprobar el estado de los núcleos del procesador, llegando a mantener todos los núcleos activos 20 ms en periodos de 200 ms para comprobar su información, lo que de cara al procesador entiende que está teniendo carga real y, por lo tanto, no deja en reposo los núcleos.

Ha añadido que lo ideal es utilizar solo CPU-Z para mirar los valores de voltaje ya que es una herramienta que, por la forma de funcionar que tiene, no hace los núcleos consideren que están recibiendo carga de trabajo. De esta forma se podrá comprobar fácilmente que, en reposo, los Ryzen 3000 tiene frecuencias de funcionamiento bajas y por tanto también voltajes bajos.

Ha querido recordar que en los Ryzen 3000 es preciso usar los planes de energía Ryzen («equilibrado» y «alto rendimiento») y elegir el Ryzen Equilibrado para permitir que los Ryzen 3000 puedan hacer uso del cambio de la frecuencia en 1 ms en lugar de los 15 ms que utiliza por defecto el plan de energía equilibrado de Windows. Esto también hace que ciertos perfiladores pasen a mostrar voltajes bajos de funcionamiento en reposo.

Por último, también aconseja usar Windows 10 Mayo 2019, tener la versión de controladores del chipset 1.07.07, e instalar el BIOS más reciente en la placa base para tener acceso a las funcionalidades completas de los Ryzen 3000.

1-72.jpg

Vía: Eteknix.