Si hay algo llamativo de las placas base X570, dejando a un lado su precio, es que la mayoría incluyen un ventilador para la refrigeración del chipset. No es algo nuevo, porque se ha visto en diversas placas base con ciertos chipsets a lo largo de la historia, pero es un indicativo de que es un chipset que puede consumir bastante más de lo habitual.

Esa medición habitual suelen ser de 3 a 5 W, según el tipo concreto, y el overclocker Der8auer ha hecho sus propias mediciones del X570. y de entrada consume más del doble que el X470 con la placa base en reposo. Si se le pone una unidad de almacenamiento PCIe 3.0 el consumo pasa a 8.55 W —8.96 W si es de tipo PCIe 4.0—, y con un par de unidades SATA adicionales y la tarjeta gráfica el consumo se va a los 9.76 W.

Der8auer esperaba que el almacenamiento PCIe 4.0 consumiera más, y le parece extraño que haya tan poca diferencia respecto al PCIe 3.0, pero no ha tenido en cuenta que todo depende de la velocidad de transferencia máxima del dispositivo. Los primeros PCIe 4.0 no alcanzan los 8 GB/s de transferencia sino 5 GB/s, y que el consumo máximo de las SSD se alcanza en escritura aleatoria continuada, que no es lo que ha probado, y por eso debería de haber recurrido a IOMeter en lugar de a CrystalDiskMark para saturar la conexión durante un espacio de tiempo de varios minutos para ver igualmente si hay limitación térmica.

Aun así, el consumo indicado ya entra en el terreno de requerir un buen disipador o, como han hecho los fabricantes, ponerle un ventilador para cuidarse en salud por el potencial consumo máximo del PCIe 4.0 cuando está en escritura con un alto paralelismo. Este no es un escenario que se dé habitualmente, pero se puede dar puntualmente. Por eso es necesario mantener las temperaturas a raya para no afectar a la velocidad de transferencia de los dispositivos conectados.

x570_vs_x470_power_consumption_chart.jpg

Vía: Hot Hardware.