Intel y Micron separaron hace unos meses sus destinos en el terreno de la memoria 3D XPoint que en el caso de Intel la puso comercialmente a la venta en productos de la serie Optane. Todavía quedan ciertos asuntos del divorcio por resolver, como es el de la propiedad en sí de IM Flash, que es la compañía conjunta que crearon para el desarrollo de 3D XPoint.

Micron pagará a Intel entre 1300 y 1500 millones de dólares para comprar la parte de Intel de la empresa ya que, teniendo Micron ya el 51 % de la misma puede optar bajo ciertas condiciones a la compra total de la compañía. Esa cantidad incluye una deuda con Intel de unos mil millones de dólares, y como propiedad que recibirá Micron está la fábrica que tiene la compañía en Lehi (Utah, en EE. UU.).

Intel va a establecer la producción de la memoria 3D XPoint en otra de sus fábricas, pero esos 1500 M$ que va a recibir le permitirán construir otra fábrica si es precios. Micron e Intel se separaron debido a que estimaban que debían desarrollar esta memoria de manera distinta para adaptarse a sus clientes. Intel prefiere el sector consumo y empresarial, mientras que Micron apunta a los centros de datos y grandes clientes empresariales.