GlobalFoundries ha dejado a un lado el desarrollo de su proceso litográfico a 7 nm, por el alto coste y la falta de tecnología que lo haga viable, y eso está implicando cambios a nivel organizativo. La compañía va a vender una de sus fábricas, la Fab 3E situada en Singapur, a la empresa Vanguard International Semiconductor, lo que además significa la salida de la compañía del sector de los sistemas microelectromecánicos o SMEM.

En esta planta se fabrican unas 34 000 obleas de 200 mm cada mes, con una superficie de 11 993 m2, y fabrica a 18 μm, y la venta sumará 236 millones de dólares a las arcas de GlobalFoundries, que serán empleados en la actualización de otras de sus fábricas. La transferencia de la fábrica se completará antes del 31 de diciembre de 2019, y el acuerdo incluye que Vanguard mantendrá la plantilla actual de la fábrica, operando de la misma forma como hasta ahora, haciendo las adaptaciones necesarias de infraestructura para los clientes de Vanguard.

GlobalFoundries también va a usar parte del capital obtenido por esta venta en consolidar su estructura en Singapur, y específicamente en sus fábricas de obleas de 200 mm y las tecnologías asociadas. Estos SMEM tienen que ver, sobre todo, con microsensores —como los acelerómetros— y microactuadores, o dicho de otra forma, dispositivos de tamaño microscópico con piezas móviles. Es un mercado del que, con esta venta, GlobalFoundries empieza a salir. La compañía mantiene en Singapur otras cuatro plantas —las Fab 2, 3, 5 y 6—.

Vía: AnandTech.