Nvidia es la última empresa en sufrir de los vaivenes de la producción de chips, y no solo porque se haya visto afectada por un problema en las fábricas de TSMC, sino también por una mala estimación de ventas. La compañía ha tenido que corregir, como hiciera Apple en los primeros días del año, su estimación de ingresos del cuarto trimestre de 2018, y lo hace nada más y nada menos que bajándola un 18 %.

Esto sitúa la nueva cantidad ingresada por la compañía para el T4 en los 2200 millones de dólares en lugar de los 2700 M$ inicialmente estimados hace tres meses. La compañía echa la culpa a la situación de volatilidad financiera en China, con la guerra comercial con EE. UU. perjudicando gravemente a los intereses de la compañía.

Jensen Huang, el director ejecutivo de Nvidia, ha dejado claro que «ha sido un trimestre extraordinaria e inusualmente turbulento, así como muy decepcionante». La compañía ha bajado el margen bruto —el margen entre el precio al que compra los chips y el precio al que los vende— del 62.3 % al 55 %. Eso sí, mantendrá un buen margen de beneficios ya que se situarían sobre los 1000 a 1200 M$. Aun así, las acciones de Nvidia se han hundido un 15 % tras conocer la noticia.

Nvidia ha indicado en la nota de prensa que «las ventas de ciertos chips gráficos de gama alta de la nueva arquitectura Turing han sido menores de las esperadas. Estos chips proporcionan un salto revolucionario en rendimiento e innovación gracias al trazado de rayos en tiempo real y a la inteligencia artificial pero algunos clientes podrían haber retrasado su compra esperando a que lleguen a precios más bajos y que la tecnología RTX se utilice en juegos».

Si Nvidia se sorprende por el hecho de que el consumidor se haya dado cuenta de que las GeForce RTX mantienen el precio-rendimiento de la generación anterior —con la honrosa excepción de la RTX 2060 es que está más despegada de la realidad de lo que parecía. Aunque no ayuda que AMD esté perdida en los mundos de Yupi. Por último, la compañía también ha indicado que las ventas a centros de datos han sido inferiores de las esperadas.

Vía: 9to5Mac.