De lo poco que ha presentado Antec en el CES 2019 ha sido la caja P101 Silent. Es una caja que está orientada a amortiguar al máximo el ruido interno de la caja, aunque en última instancia el ruido siempre encuentra la forma de escapar de ellas, y eso suele ser por la parte trasera de expulsión de aire caliente. Además es un equipo que se entrega con todas las posiciones de ventilación rellenas, lo que significa que incluye cuatro ventiladores por defecto, uno de 140 mm en la parte trasera y tres de 120 mm en la delantera.

Es una semitorre que tira hacia el lado de ser grande, con 506 mm × 232 mm × 527 mm (al. × an. × pr.) y pesa 11.82 kg. Tanto el panel frontal como los laterales disponen de espuma aislante acústica, y la parte superior está totalmente cerrada. En el panel de control frontal-superior hay un interruptor para controlar la velocidad de los ventiladores en tres posiciones distintas, además de dos conectores de audio de 3.5 mm, dos USB 3.0 y dos USB 2.0, además del botón de encendido y reinicio.

El interior dispone de una amplia capacidad de almacenamiento, pudiéndose instalar una unidad de 5.25 pulgadas —que hoy en día se usa para lector de tarjetas SD, grabadora DVD o panel de control de temperaturas o sonido, por ejemplo; todavía tiene bastante uso (si se quiere)—, ocho unidades de 2.5 o 3.5 pulgadas en sus propias bandejas, y dos más dedicadas de 2.5 pulgadas por detrás de la plancha de sujeción de la placa base.

Se puede instalar una fuente de alimentación de 290 mm en su propio compartimento, así como disipadores de hasta 180 mm y tarjetas gráficas de hasta 450 mm. Si así se prefiere, se puede instalar refrigeración líquida en el frontal y parte trasera. También se pueden instalar placas base ATX, Micro ATX, Mini ITX y E-ATX. La estética general de la caja está bastante bien, siendo discreta, con algunos remates en blanco. Dispone de filtros de aire retirables, y otros detalles de calidad.

Vía: TechPowerUp.