Razer tiene diversos dispositivos para los locutores que quieren hacer directos de sus partidas, ya sea en YouTube, Twitch u otros servicios, pero ahora ha puesto la mirada en los locutores a secas con los auriculares Ifrit. Este modelo tiene una orientación más a profesionales que a jugadores, y por ello están orientados a un nicho de mercado que puede buscar algo más de comodidad frente a que se escuchen los graves potenciados.

Los Ifrit son un producto que llega al mercado por 99 euros, que es ya un punto de precio importante. En la caja en la que se vende, con tapa transparente, se puede ver también USB Sound Enhancer que es un conversor analógico-digital y del cual hablaré en más detalle un poco más abajo. Al quitar la bandeja se puede ver el contenido adicional con el que se venden los Ifrit, que son una serie de almohadillas de tres tamaños distintos, unas pegatinas del logo de Razer y el manual de uso.

razer-ifrit-render-gallery2.jpg

Estos auriculares tienen un diseño atípico, ya que ambos altavoces están unidos por una estructura de plástico que se deja encima de los oídos, si bien no tiene forma de ajustarse más. Algunos notarán que les queda un poco suelto y otros algo más justo, pero es un tamaño bastante general como para que no moleste a nadie. Es cosa de acostumbrarse a este tipo de diseño, y tampoco se tarda mucho.

Ifrit de Razer
Conector/es3.5 mm, USB
Respuesta en frecuencia20 a 20 000 Hz
Transductores50 mm de neodimio
Impedancia32 Ω
Sensibilidad102 dB ± 3 dB
Potencia máxima de entrada20 mW
Micrófono: respuesta en frecuencia100 a 10 000 Hz
Micrófono: sensibilidad–41 dB ± 3 dB
Micrófono: relación S/R> 60 dB
Micrófono: tipounidireccional
Cable1.3 m
Funciona conPC, dispositivos móviles, consolas
PVPR99 euros, incluye USB Sound Enhancer

En cada lado de la estructura de plástico salen los dos auriculares en sí, conectados por un corto cable, pero suficientemente largo para insertarlos en el oído sin problemas. Son de tipo botón, con las almohadillas que venían por defecto ajustántose bastante bien a mis oídos. Se sujetan con bastante firmeza, aguantando en su sitio incluso con algún movimiento brusco.

Los transductores que tienen son pequeños, de 10 mm, con unas características básicas. Tienen una respuesta en frecuencia entre los 20 y 20 000 Hz, con una sensibilidad de 102 dB y una impedancia de 32 Ω, con una potencia máximo de entrada de 20 mW. La calidad de sonido es bastante buena dentro de lo que cabría esperar de unos auriculares de 100 euros, aunque en este caso también importa la calidad del micrófono.

379806 bytes 344680 bytes 317074 bytes 398329 bytes 350270 bytes 321099 bytes 328240 bytes 422821 bytes 303579 bytes 340838 bytes 648400 bytes 248698 bytes 439184 bytes 341872 bytes 418256 bytes 595381 bytes 190851 bytes

El micrófono se sitúa en la parte izquierda, siendo de tipo unidireccional. Se puede ajustar doblándolo, teniendo en el extremo una espuma. Tiene respuesta en frecuencia de 100 a 10 000 Hz, con una sensibilidad de –41 dB. La calidad de grabación es muy buena, como corresponde a este tipo de auriculares más orientados a locutores que a jugones.

Los auriculares en sí no tienen nada más, por lo que salvo por la buena calidad de grabación y reproducción, las características adicionales provienen del USB Audio Enhancer. Es un pequeño dispositivo con dos tomas de auriculares de 3.5 mm para que puedan usarlo dos personas a la vez, y que en el otro extremo tiene un cable USB. Es un conversor analógico-digital que mejora la calidad del audio, aunque en un uso normal no se nota excesivamente, pero lo notarán sin problemas los que tengan mejor oído que yo.

razer-ifrit-usp2-mobile-streaming-headset.jpg

En un lateral tiene una rueda para subir el volumen, y en la parte superior otro para activar y desactivar el micrófono. En la parte de abajo tiene una zona de pegado para afianzar este adaptador a alguna otra superficie, para mayor comodidad. Lo que también hace este conversor es eliminar ruido de fondo y estática que pueda haber, haciendo un procesado que mejorará la grabación de la voz, que es al fin y al cabo lo que le va a interesar más a los que compren este producto. Por lo demás, los Ifrit y este adaptador USB no necesitan de configuración a través de Synapse 3.0 o de otra índole, ya que funcionan en macOS y Windows solo con enchufarlos. El USB Audio Enhancer se vende por separado por unos 25 euros.

Poco más se puede decir desde el punto de vista técnico de estos auriculares. Son un modelo cómodo al carecer de diadema o grandes copas y almohadillas que puedan apretar o no según el usuario, y los auriculares en sí de botón se mantienen bien en su sitio en el día a día. La calidad de la reproducción de música dista mucho de ser profesional, ya que sería bastante difícil conseguirlo con unos transductores de apenas 10 mm y en este tipo de auricular, pero tiene muy buena calidad de reproducción, mejorada con el USB Audio Enhancer.

La calidad de grabación es excelente, y como producto para un nicho de mercado concreto, por diseño y calidad global los Ifrit son excelentes. Eso sí, a los que quieran algo para jugar o escuchar música y que no hagan directos les resultará muy poco interesantes. La única ventaja adicional que no he comentado todavía, pero que Razer la publicó en un vídeo promocional gracioso, es que el diseño de los auriculares, al pasar por detrás de la cabeza, no aplastan el pelo. Por aquello de dar buena imagen en los directos.

Puntuación

8.5

sobre 10