Siempre he comentado al hablar de las GeForce RTX que es difícil de cuantificar la mejora visual que supone el trazado de rayos en juegos. ¿Vale la mejora de calidad como 30 FPS más para poder compararlo con las Radeon o las GeForce GTX?, ¿50 FPS?, ¿100 FPS? En ese apartado Nvidia tiene una dura lucha publicitaria por delante, y quizás la pierda por no poder, precisamente, cuantificar esa mejora visual.

DICE ha distribuido un parche para el acceso anticipado de Battlefield V donde se puede ya activar DirectX Raytracing (DXR), y Nvidia ha distribuido el parche que activa RTX en las GeForce RTX, que es su implementación de DXR para sus tarjetas gráficas. Esto ya ha dado pie a que se realicen pruebas de rendimiento con y sin DXR activado en las GeForce RTX, y se confirma esa sustancial pérdida de rendimiento entre tenerlo y tenerlo activado.

Se pasa, por ejemplo, en 1080p y calidad ultra del rasterizado de los 158 FPS a los 88.2 FPS al activar la calidad baja de DXR, y a los 65.3 FPS en calidad ultra de DXR. Una bajada del rendimiento del 45 % al 59 % sin que se pueda cuantificar la mejora visual de alguna forma.

86687 bytes 90489 bytes 87469 bytes

La buena noticia de esto es que podré terminar el análisis de la GeForce RTX 2080 Ti y de la RTX 2070, que tenía paradas debido a la falta de contenido compatible con DXR. Tras hacer el de la RTX 2080, hacerlo a medias sin analizar este apartado me pareció algo absurdo, sobre todo teniendo en cuenta que es la gran mejora de la arquitectura Turing.

Vía: Guru3D.