Una vez que está asentada la memoria DDR4 en los PC que se venden desde hace dos o tres años, la evolución de esta tecnología pasa por la DDR5. Se lleva hablando de ella desde 2016, y poniendo fecha a su llegada en algún momento entre 2019 y 2020. El fabricante de memoria Rambus mostró el año pasado los primeros chips DDR5 funcionando en su laboratorio, y con 2018 bien entrado el resto de fabricantes de DRAM ya se van animando a hacer anuncios sobre la DDR5, y ahora le toca a Micron y Cadence.

La especificación definitiva del JEDEC será publicada durante el verano de este año, pero ya tienen funcionando memoria a 4400 MT/s (o 4400 MHz) con una latencia de 42. El consumo de esta memoria baja hasta los 1.1 V, y han usado chips DDR5 de 8 Gb (1 GB). En algún punto de la evolución de la memoria DDR5 se alcanzarán los 6400 MHz sin recurrir a perfiles XMP, a medida que se mejoren los procesos de producción. En este apartado, indica que los 4400 MHz de partida es un 37.5 % más rápido que los 3200 MHz que se pueden conseguir comercialmente en módulos DDR4 sin recurrir a XMP.

Este tipo de memoria también va a permitir una mayor densidad de memoria por chip, pasando de 16 Gb a 32 Gb, facilitando la creación de módulos menos complicados en cuando a interconexiones se refiere. Los módulos de mayor capacidad con esos chips de 16 o 32 Gb podrán (y deberán) incluir un regulador de gestión de energía (PMIC) para permitir un voltaje lo más estable posible para alcanzar esos 6.4 GHz de velocidad potenciales que tiene la especificación DDR5.

Los chips de prueba de Cadence (empresa dedicada al desarrollo de circuitos y en general de diseño electrónico) y Micron, este último uno de los tres fabricantes más importantes de memoria, están fabricados por TSMC a 7 nm. Cadence espera que la memoria DDR5 se imponga a la DDR4 en 2022, y que llegue al mercado en sistemas tan pronto como 2019, aunque es probable que no se generalice hasta 2020.

Vía: AnandTech.