HTC está preparando la puesta a la venta de las Vive Pro, que ya se pueden reservar por 879 euros, aunque sin los mandos ni la estación base que habrá que comprar la por separado o reutilizar la de unas Vive. Pero también está preparando la llegada de un modelo autónomo en todo el mundo que no necesitará conectarse a un PC o usar un teléfono como su pantalla, y son las Vive Focus. La compañía ha indicado que estarán disponibles este mismo año en todo el mundo.

Son unas gafas con orientación más modesta que dará total libertad de movimiento a su portador, que es el siguiente problema que están resolviendo tanto HTC como Oculus y otros competidores de este sector. Las Vive Focus contienen un sistema en chip Snapdragon 835 junto con una pantalla AMOLED de 1800 × 1600 píxeles y un refresco de pantalla de 75 Hz, algo por debajo de los idóneos 90 Hz que tienen otras gafas para dar mayor fluidez a las escenas y evitar inoportunos mareos. Cuentan con seis grados de libertad al incluir en las gafas los sensores necesarios para el seguimiento del movimiento, sin necesidad de una base externa.

Actualmente las gafas están disponibles en China por 3999 yuanes o unos 500 euros sin impuestos ni tasas de importación, pero no ha indicado cuánto costarán en cada país, algo que hará cuando se acerque su puesta a la venta. Como controles incluye solo un mando, por lo que los juegos y aplicaciones que pueden usarse con él no serán especialmente complejos.

Vía: AnandTech.