Broadcom es uno de los mayores diseñadores de chips del mundo, y Qualcomm es también un peso pesado en su sector de los chips de comunicaciones y sistemas en chip para dispositivos móviles. Cuando la primera se ofreció a la segunda para adquirirla, Qualcomm rechazó la oferta por considerarla baja. Broadcom realizó una nueva oferta aumentando la cantidad a pagar, y Qualcomm la rechazó nuevamente, diciendo que su decisión era final.

Sin emabrgo, parece que los directivos de Qualcomm quieren dinero rápido de esta potencial venta y de «decisión final» a pasado a ser un «aumentad la oferta, por favor». Broadcom ofreció 121 000 millones de dólares para comprarles, o 79 dólares por acción, después de saber que la compra de NGX por parte de Qualcomm podría no ir del todo bien, desde una oferta inicial de 82 dólares por acción.

Es un buen culebrón y que no se sabe bien cómo va a terminar. «Broadcom reiteró el pasado 23 de febrero en una renuión que la reducción a 79 dólares por acción es la mejor que puede hacer y su oferta final. El Consejo de Administración de Qualcomm ha visto unánimemente que todas las ofertas realizadas por Broadcom, incluida la mejor de 82 dólares por acción, infravalora a Qualcomm, y por tanto su Consejo de Administración anima a Broadcom a entrar en negociaciones entre ambas empresas para establecer el precio».

«No». «Nunca». «Tal vez». «Venga, va». Esto va a ser el culebrón del año, aunque el mayor escollo al que se enfrentan ambas compañías en una aduquisición de este nivel es que los gobiernos de los principales países del mundo podrían vetarla y no salir adelante —y quizás fuera lo más probable—.

Vía: TechPowerUp.