Desde la puesta a la venta del iPhone X, los rumores siempre han dicho que Apple no está vendiendo tantas unidades como le hubiera gustado, y otros apuntaban a fracaso épico de la compañía con su teléfono más caro. Sin embargo, la presentación de resultados del cuarto trimestre de 2017 acalló la mayoría de críticas, mostrando su cifra más alta de ingresos jamás conseguida. Si bien hubo una bajada de 78.29 a 77.32 millones de iPhone vendidos, es una bajada que ha afectado a todo el sector de los smartphones.

El periódico financiero Nikkei se reitera en que Apple ha vendido muchos menos iPhone X de los que esperaba. De hecho, ahora mismo apunta a que Apple habría vendido la mitad de iPhone X de los esperados, lo que habría llevado a la compañía a cortar a la mitad el encargo de pantallas OLED a Samsung. Esto habría creado una situación indeseada dentro de Samsung Display, ya que esta división expandió su capacidad de producción para hacer frente a la alta demanda que había previsto Apple.

Ese exceso de producción sería difícil de colocar a otras compañías, dejando a Samsung en una posición de tener que vender los paneles OLED a cualquiera que los quiera. Nikkei no indica fuentes concretas de este rumor, y solo un comentario de un ejecutivo de la compañía de «Samsung está aumentando la venta de paneles OLED a clientes externos». El siguiente problema al que se enfrentaría Samsung en este terreno sería que Apple habría optado por LG para producir los paneles OLED del supuesto iPhone de este año de 6.5 pulgadas de pantalla.

Vía: 9to5Mac.