La industria de los teléfonos inteligentes está llegando a un punto de estancamiento del que difícilmente podrá salir salvo que haya una revolución en las características de los dispositivos. Apple consiguió vender algo más de 77 millones de iPhone en el cuarto trimestre de 2017, bajando apenas un 1 % respecto a lo que vendió en el T4 de 2016, pero el resto del sector sufrió una caída de ventas generalizada. Strategy Analytics cifra esa bajada en un 9 %, lo que representa la mayor caída interanual de la historia de los smartphones.

El principal motivo ha sido una caída de las ventas en China, que acumuló un 16 % de caída en 2017 debido a que los teléfonos que fueron aparecieron en 2015 y 2016 hicieron menos necesaria su renovación en 2017. Empresas como OPPO, con un crecimiento anual del 99 %, han visto como su avance se ha mantenido plano durante el año, aunque otras como Xiaomi han crecido un 87 % hasta vender 27.8 millones de teléfono.

Además, Strategy Analytics también cita la falta de características que hagan a los consumidores querer cambiar de teléfono. Para usar WhatsApp y ver alguna página web, no hace falta renovar el teléfono cada año, ni cada dos años.

En el T4 de 2017 se vendieron 400.2 millones de teléfonos inteligentes, frente a los 438.7 millones del T4 de 2016. En el conjunto del año se vendieron 1500 millones, que supone un aumento de menosd el 1 % respecto a las ventas de todo 2016, por lo que se espera que este 2018 las ventas de teléfonos inteligentes bajen notablemente a nivel mundial. Debido a estas cifras, y a la mínima bajada de ventas de los iPhone de Apple, sus teléfonos fueron los más vendidos en el pasado trimestre navideño.

Vía: 9to5Mac.