Durante la puesta a la venta del iPhone X se ha venido diciendo reiteradamente que había sido un fiasco. Unas supuestas bajas ventas llevaría a Apple a presentar unos resultados trimestrales algo así como malos, pero ha sido todo lo contrario. Aunque, de cierta forma, el iPhone no ha cumplido con las previsiones. Apple ha tenido en el cuarto trimestre de 2017 su mejor volumen de ingresos, con 88 300 millones de dólares, un 13 % más que en el mismo periodo de 2016. Los beneficios ascendieron a los 20 065 M$, o un 12 % más interanual.

Volviendo al iPhone, la compañía vendió 77.32 millones de unidades, por debajo e las 80.3 millones esperadas por los analistas. La cifra es muy buena, y las predicciones de los analistas poco tienen que ver muchas veces con la realidad. Es difícil decir que, quedándose un 3.8 % por debajo de lo esperado, en Apple estén corriendo ahora mismo como pollos sin cabeza. Quizás el iPhone X no haya vendido tanto como se esperaba, ya que ha bajado también la cifra de ventas de 78.29 M del T4 de 2016 a 77.32 M en el último trimestre, pero los beneficios por los iPhone han pasado de 53.39 M$ a los 61.57 M$, un 15 % más. Si Apple tiene que modificar la producción del iPhone X, no será por mucho.

La compañía se ha mantenido en una ventas de iPad similares, con 13.17 M de unidades, y los Mac han bajado de 5.3 M a los 5.11 M, aunque para solo haber presentado el iMac Pro no son malas cifras. Donde ha mejorado la compañía es en el apartado de Otros productos, pasando de 4000 M$ a 5500 M$ de ingresos. Ese apartado incluye el Watch, TV, productos de Beats, AirPods, iPod, HomePod, etc. Son 1500 M$ extras que demuestras que esos otros productos también tienen buena salud. El apartado de Servicios aumentó igualmente de 7172 M$ a los 8471 M$, un 18 % más, y engloba servicios de Apple como Pay, Music, o iCloud.

Vía: TechCrunch.