Hace unos días aparecía un informe de Strategy Analytics que apuntaba a que el sector de los teléfonos inteligentes había perdido un 9 % de ventas durante el último trimestre de 2017. Los síntomas de desgaste del sector no cesan, ya que el informe publicado por otra firma de estudios de mercado, IDC, apunta a una situación similar. El mejor indicador de la venta de móviles es China por su elevada población y por ser uno de los que en los últimos nueve años ha espoleado el sector.

En China las ventas han caído un 4.9 % en 2017 hasta situarse en solo los 444.3 millones de unidades, desde los 467.3 millones de 2016, aunque solo en el último trimestre del año han descendido un 15.7 % según los datos de IDC. Es interesante apuntar a que Huawei ha conseguido aumentar su volumen de ventas en la región un 18.6 %, OPPo un 2.7 % y Xiaomi un 32.6 %, aunque Apple ha perdido un 8.3 % y Vivo un 0.8 %. El resto de compañías perdieron en conjunto un 31 % de sus ventas.

En el resto del mundo la situación es similar, ya que el ciclo de renovación de los smartphones ha aumentado. Si hasta hace un par de años se renovaba casi cada año, ahora se tardan al menos dos o tres años en pensar en renovar un teléfono, sobre todo si se opta por uno que sea de la gama media-alta. En 2018 la tendencia va a ser similar en el sector.