Google está apostando por que se le tome en serio como fabricantes de dispositivos, y poco a poco lo está consiguiendo. Las decenas de miles de millones que ingresa cada año dan buena fe de que puede conseguir lo que quiera. Mientras que algunos exmiembros de Google no consiguen vender más que unas decenas de miles de unidades de su teléfono de gama alta, la compañía de Mountain View vendió en 2017 en torno a 3.9 millones de teléfonos Pixel. Son modelos diseñados y fabricados por Google, aunque lo haga como casi todas subcontratando las fábricas y líneas de producción, en este caso a HTC.

Al menos según los datos de IDC, pero bastante creíbles de acuerdo a que los Pixel solo se han vendido en un puñado de países. Si bien la primera generación estuvo agotada casi continuamente, la segunda generación Pixel 2 ha tenido mayor disponibilidad, sobre todo del modelo más interesante, el Pixel 2 XL. Con esas 3.9 millones de unidades vendidas, y aparentemente se trata del doble de lo que vendió en 2016, aunque en ese año solo fueron las ventas de los cuatro últimos meses del año, antes de tener problemas de producción.

Google ha estado dando otros pasos en los últimos tiempos para afianzarse en el sector de los teléfonos inteligentes como es la adquisición de una parte de los ingenieros de HTC y un acuerdo de patentes con ella, completada por 1100 millones de dólares. La cifra que ha proporcionado IDC incluye tanto al Pixel como al Pixel 2.

Vía: 9to5Google.