El sector de la gama alta está bastante concurrido, pero el cocreador de Android pensó que era buena idea enfocarse a él con el primer producto de su joven empresa Essential. Este móvil se puso a la venta por 699 dólares, y no mucho después experimentó una bajada de precio, poniéndose en los 499 dólares. Durante el viernes negro estuvo incluso por 399 dólares, teniendo en cuenta que es un móvil con pantalla casi sin marcos, un Snapdragon 835 o 128 GB de almacenamiento UFS, entre otros.

Andy Rubin no ha conseguido llamar la atención de los compradores con dinero, o al menos es a lo que apuntan diversos estudios de mercado. El último, de IDC, apunta a que ha vendido solo 88 000 unidades en los seis meses posteriores a su puesta a la venta, que fue en torno a agosto del año pasado. Es un dato que probablemente la compañía no refute en ningún momento o se vería obligada a dar su propia información de ventas.

La compañía había sido valorada en unos 1200 millones de dólares antes incluso de poner a la venta el teléfono, pero esta información puede que haga también repensárselo a los socios de Essential sobre una inversión adicional. De momento la compañía está cumpliendo con su promesa de actualizar el teléfono, y próximamente llegará Android 8.1 a él.