El pasado septiembre Google y HTC anunciaron un acuerdo que le iba a dar a HTC una buena inyección de capital, a la vez que a Google reforza su división de desarrollo de teléfonos. Esta división en Google está dirigida por Rick Osterloh, antiguo director general de Motorola, el cual ha anunciado ahora que el acuerto se ha cerrado oficialmente. Con ello, y con un coste de 1100 millones de dólares, Google obtiene 2000 ingenieros de HTC, y un acuerdo de licencia sobre propiedad intelectual de HTC.

Los ingenieros se van a mantener en Taipéi (Taiwán), donde apoyarán el desarrollo de los próximos Pixel. Actualmente HTC se estaba dedicando a fabricarlos, aportando ciertas características adicionales a los teléfonos de Google. HTC ha indicado que seguirá desarrollando teléfonos con el resto de su plantilla de ingenieros, que se queda ahora en unos 8000, aunque la compañía está más centrada en el desarrollo de los productos de realidad virtual Vive.

Osterloh ha añadido que «estos nuevos colegas traen décadas de experiencia consiguiendo una serie de innovaciones, sobre todo en la industria de la telefonía, como el primer teléfono inteligente 3G en 2005, el primer teléfono centrado en funciones táctiles en 2007 y el primer teléfono de metal monopieza en 2013».

Vía: TechCrunch.