Samsung ha demostrado un nuevo trimestre que ha dejado muy atrás los problemas de ventas de sus teléfonos de gama alta, y que ha renovado de manera correcta la gama media. Aunque la compañía tiene un enorme portafolio de productos, los teléfonos siguen aportando un gran volumen de ingresos a sus cuentas. Aun así, la división de Tecnologías de la Información y Comunicaciones sufrió un pqueño bache en sus ingresos, reduciéndose en el cuarto trimestre debido a un aumento de los costes publicitarios en Navidad.

Las ventas de los teléfonos de gama alta como el Galaxy Note 8 aumentaron respecto al T3, pero los de gama baja descendieron. Las ventas de televisores y electrodomésticos aumentó en la división de Electrónica de Consumo, impulsadas por los televisores QLED. Las ventas de pantallas OLED de la división de Pantallas aumentó, en referencia los «teléfonos prémium» de otras compañías, lo cual apunta al iPhone X. Las ventas de las divisiones relacionadas con la producción de chips también mejoraron resultados respecto al mismo periodo de 2016, impulsadas nuevamente por el mayor precio de los chips de memoria DRAM y NAND, en torno a un 43 %.

Los ingresos de la compañía fueron de 50 700 millones de dólares en el T4, con unos beneficios de 14 000 M$.

Vía: EnGadget.