Gigabyte ha sido de los últimos en llegar al sector de los portátiles para juegos, pero sus equipos están evolucionando muy rápidamente. Se ven beneficiados por un diseño discreto pero elegante, y sobre todo la serie Aero 15X, ya que son equipos de poco grosor y ligeros, con opción de comprarlo con una tarjeta gráfica potente y de bajo consumo Max-Q de Nvidia.

Son tarjetas similares a las de movilidad a partir de la GTX 1060, pero con un consumo notablemente disminuido, aunque su rendimiento también baja. La ventaja reside en que los sistemas de refrigeración de portátiles son más aptos para enfriar estos chips Max-Q, y eso sitúa al Aero 15X a medio camino entre un ultraportátil y un portátil para juegos de alto rendimiento.

Diseño y hardware

El Aero 15X de Gigabyte destaca por ser uno de los portátiles más delgados y potentes del mercado. Tiene un tamaño de 335 × 250 × 19.9 mm con un peso de 1.89 kg, por lo que es relativamente ligero para el hardware que describiré a continuación. Su carcasa está hecha en su mayoría en aluminio, con la tapa inferior retirable siendo de plástico. El botón de arranque se sitúa en la parte superior central del teclado, y las luces de uso —disco duro, encendido, Bluetooth, etc. están en la inferior derecha.

La parte más visible y que más destaca del portátil es su pantalla. Si bien cuenta con un amplio marco inferior, en el resto de lados apenas tiene 5 mm, lo que le da un aspecto minimalista y de portátil de auténtica gama alta. La pantalla es de 15.6 pulgadas con resolución de 1920 × 1080 píxeles, que da una más que suficiente densidad de píxeles para verse medianamente nítida.

Aero 15X de Gigabyte
ProcesadorCore i7-7700HQ de Intel, subido a 2.8/3.8 GHz
GráficaGTX 1070 Max-Q de Nvidia
Memoria16 GB DDR4-2400
Pantalla15.6 pulgadas

1920 × 1080 píxeles (166 PPP)

Certificado Pantone

Almacenamiento512 GB de SSD tipo PCIe 3.0 ×4
Puertos3× USB 3.0, 1× Thunderbolt 3, 1× HDMI 2.0, 1× DisplayPort 1.3
Conectividadwifi 802.11 ac, Bluetooth 4.2, Ethernet
Batería

94 WHr (6200 mAh, 15.2 V)

Cargador de 180 W

Dimensiones335 mm × 250 mm × 19.9 mm
Peso1.89 kg
ExtrasCierre de seguridad Kensington, lector de tarjetas SD
Precio2229 euros

Quizás se podría echar en falta que el panel fuera de 120 Hz en lugar de 60 Hz, pero a cambio posee una gran calidad de color. Es una pantalla de color profesional, calibrada con Pantone. Este modo de color mejorado hay que activarlo manualmente para poder disfrutar de él, aunque sin estar activado los colores ya se ven muy vivos. Al activar el modo Pantone se aumenta el rango dinámico de la imagen, o la diferencia entre las zonas oscuras y brillantes, si bien no se llega a ser lo que se entiende por HDR en monitores. Es una pantalla que entra por los ojos, si bien como suele ocurrir en pantallas de calidad profesional, su tiempo de respuesta puede ser un poco superior a lo normal. Pero es todo cuestión de acostumbrarse después de jugar unas horas en ella.

El procesador es un Core i7-7700HQ, con una variante ligeramente subida, y la tarjeta gráfica es el modelo GTX 1070 Max-Q, algo menos potente que una GTX 1070 de movilidad normal para reducir consumo y que sirve para sistemas de refrigeración más limitados —lo que lleva a portátiles más finos—. Incluye 16 GB de RAM de tipo DDR4-2400, y una placa base con el habitual chipset HM175.

En cuanto a la conectividad, está excelentemente cubierta para el tipo de portátil que es. Dispone de tres USB 3.0, pero también un Thunderbolt 3, el cual siempre usa un conector USB tipo C y es compatible con USB 3.1. También incluye un HDMI 2.0, limitado a una resolución 4K y 30 FPS, y un mini-DisplayPort 1.3 con el que se podrían alcanzar los 4K y 60 FPS en un monitor externo. También tiene una toma Ethernet, un cierre de seguridad Kensington, un lector de tarjetas SD y un conector de 3.5 mm de cuatro polo —combo de auriculares más micro—.

El teclado dispone de retroiluminación RGB personalizable. La sensación de tecleo es bastante buena y agradable, aunque las teclas están un poco compactadas ya que incluye teclado numérico. Aunque en el equipo recibido para el análisis tiene una disposición de teclado estadounidense, también está disponible con la española. El panel táctil es una cuestión a parte, ya que utiliza el controlador por defecto de Windows. No es el mejor, no es el peor, pero no suele ser excesivamente preciso a la hora de mover el cursor, aunque en un portátil para juegos no sea excesivamente importante. Aun así, es muy deslizante y da buena sensación de uso.

La tapa de la parte inferior se puede retirar fácilmente, aunque usa tornillos de cabeza Torx de seis puntas. Al abrirlo se puede ver el sistema de refrigeración limitado que tiene para proporcionar un grosor mínimo al equipo, y se centra en dos ventiladores, uno a cada lado del equipo, y en el centro los chips de GPU y CPU, sobre los que pasan dos caloductos. El tema de las temperaturas y ruido lo trato más adelante, pero obviamente no se pueden obrar milagros en este tipo de equipo, aunque cumple suficientemente bien su cometido.

Se pueden instalar dos módulos de memoria SO-DIMM, y tiene dos ranuras M.2 para almacenamiento, así como un combo de wifi 802.11 ac + Bluetooth. La batería es de 6200 mAh o 94 WHr, que es bastante más de lo que se podría esperar en este tipo de portátil. Aunque para hacerle hueco, la longitud del equipo es algo mayor de lo normal, y de ahí que también la pantalla tenga un generoso marco inferior. También se pueden ver los dos altavoces estéreo de 2 W, aunque el que apunten hacia abajo no es lo mejor para darle buena calidad de sonido.

Programas preinstalados

Gigabyte no ha añadido demasiados programas propios preinstalados al equipo, pero todos ellos tienen su utilidad. Hay una herramienta llamada Smart USB Backup para crear copias de seguridad de archivos importantes en un USB con solo un clic que puede evitar desastres. La inevitable aplicación Fusion permite personalizar el sistema de iluminación del teclado. Además de poder crear perfiles, hay una docena de animaciones preestablecidas y configurables en algunos parámetros, como la velocidad de desplazamiento en el caso del efecto tipo onda.

Para gestionar la conexión LAN, incluye la aplicación LAN Optimizer, que permite observar el tráfico de las aplicaciones y establecer una calidad de servicio en función del tipo de contenido que se esté disfrutando en el equipo. Esto en última instancia va a servir de poco si la red local está siendo usada por más equipos, pero al menos sirve para controlar el tráfico del portátil. Tampoco falta la inevitable aplicación de actualización automática del equipo, Smart Update, que comprueba si alguno de los componentes tiene una actualización disponible para instalar, ya sea la tarjeta gráfica, el controlador de Ethernet, el procesador, o incluso el propio teclado.

Por último, la aplicación más importante es Smart Manager. Aquí se puede configurar una buena cantidad de parámetros del equipo, desde el brillo o el sonido, red wifi u opciones de energía. Esto último incluye el establecimiento de una política de reducción de consumo, equilibrado o alto rendimiento. Para la pantalla se puede modificar la temperatura de color, por defecto establecida y calibrada a 6800 ºK, que sería la forma ideal de utilizar el equipo —y es que tal cual viene calibrada, se ve estupendamente—. En esta aplicación se puede realizar la activación de un modo mejorado de color con la opción X-Rite Pantone Color. Es interesante porque a simple vista permite una mayor variación del rango dinámico entre las zonas oscuras y claras de las imágenes, pero la calidad de color no cambia excesivamente.

Una funcionalidad destacable es el Smart Dashboard, aunque se trata de una subaplicación del Smart Manager. En ella se puede ver de un vistazo diversos parámetros del equipo, como el espacio en disco utilizado, el uso de CPU, la capacidad actual de la batería, una estimación de la autonomía, y las temperaturas de la CPU y GPU, la velocidad de los ventiladores, la velocidad de la LAN o el wifi, y el perfil de energía. En este no se puede tocar nada. El último parámetro —bastante importante— a mencionar es el ajuste del perfil de los ventiladores. Existe un modo silencioso, un modo normal, y un modo gaming que lo da todo, aunque se pueden modificar las curvas de los ventiladores para conseguir meter en vereda el ruido de los mismos.

Rendimiento del procesador

El procesador incluido en este portátil es un Core i7-7700HQ, que es una mejora incremental del Core i7-6700HQ, sin grandes novedades, y es bastante estándar para los portátiles entre los 800 y 2000 euros. El equipo se comporta bien para el procesador que tiene, y por la combinación de procesador, tarjeta gráfica y pantalla, también puede ser un portátil adecuado para diseñadores.

El chip incluido es de cuatro núcleos con multihilo, lo que significa que dispone de ocho núcleos lógicos para funcionar. La frecuencia base pasa de 2.6 a 2.8 GHz, y el turbo de 3.5 a 3.8 GHz, siendo un chip de 45 W de TDP, fabricado a 14 nm como el resto de procesadores de la 7.ª generación Kaby Lake. Tiene una gráfica integrada HD 630, que en el caso de este equipo se usará en pocos momentos.

La diferencia de potencia con su predecesor es pequeña, y en Cinebench R15 no llega ni al 3 %. Esta generación sigue siendo un refresco de los Skylake, a la espera de la llegada de un nuevo procesador de 8.ª generación que lo sustituya, y que no debería tardar ya mucho en llegar. En general da muy buen rendimiento con un bajo consumo, y acompaña a la perfección a la tarjeta gráfica como se verá en el siguiente apartado.

Cinebench R15
Core i7-6700K
875
MSI GT83VR 6RF
Core i7-6920HQ
782
Aero 15 X
Core i7-7700HQ
743
Core i7-6820HK
715
MSI GE72 7RE
Core i7-7700HQ
693
MSI GT72VR 6RE
Core i7-6700HQ
679
Core i7-6700HQ
675

Rendimiento de la tarjeta gráfica

Características de la GTX 1070 Max-Q

La pieza clave de este portátil es la GPU. Si bien está basado en el chip GP104, se trata de la variante N17E-G2-A1, con algunas características modificadas. Mantiene los 2048 sombreadores de la GTX 1070 de movilidad, con 128 unidades de textura y 64 de renderizado, pero las frecuencias base pasan de 1442 MHz a los 1215 MHz, y la turbo pasa de 1645 MHz a los 1379 MHz. Mantiene cantidad de memoria, 8 GB de GDDR5, a 8 GHz.

Con ese cambio de frecuencias, el consumo pasa de 115 W a los 90 W. Los fabricantes tienen la opción de bajar aún más las frecuencias para conseguir que consuma solo 80 W, manteniéndose por encima de la potencia de la GTX 1060 de movilidad, con un consumo similar. Este modelo Max-Q sigue siendo una tarjeta gráfica muy potente, quedándose en torno a un 8 a 10 % de la potencia de la GTX 1070 de movilidad, y un poco más de la GTX 1070 de sobremesa.

Comparativas

Las pruebas en las gráficas de sobremesa están hechas con un equipo con un Core i7-6700K y 16 GB de DDR4-3000. Los ajustes de los juegos se ponen en ultra o el máximo posible, deseleccionando parámetros específicos de las arquitecturas AMD y Nvidia, como PureHair y HBAO+. Para tomar las medidas del portátil, he utilizado el perfil para juegos del ventilador.

Rise of the Tomb Raider, 1080p, DX11 y DX12, en FPS
GTX 1080 8G
151,3
146,7
GTX 1070 8G
122,8
118,1
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
105,6
103,2
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
100,95
99,2
GTX 1060 6G
84,1
82,9
GTX 1060 3G
79,6
64,4
RX 480 8G
73,3
64,3
GTX 970 4G
70,9
58,1
RX 470 4G
65,3
66,7
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
49
43,6
GTX 1050 Ti 4G
48,8
46,7
GTX 960 2G
32,1
33
DirectX 11 DirectX 12
Hitman, 1080p, DX11 y DX12, en FPS
GTX 1080 8G
110,1
117
GTX 1070 8G
91,7
94,3
RX 480 8G
75
71
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
71,9
76,6
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
70,5
82,4
GTX 1060 6G
64,7
67,5
RX 470 4G
60,5
61,3
GTX 970 4G
56,1
48,6
GTX 1050 Ti 4G
39,1
39,5
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
38,2
39
GTX 960 2G
34,8
34,6
DirectX 11 DirectX 12
Deus Ex: Mankind Divided, 1080p (FHD), calidad ultra sin MSAA, en FPS
GTX 1080 8G
74,7
75,3
GTX 1070 8G
61,5
60
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
58,9
57,4
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
56,6
58,2
RX 480 8G
44,6
44,2
RX 470 4G
39,1
38,2
GTX 1060 6G
37,4
36,5
GTX 1060 3G
34,9
30,7
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
27,2
26,9
GTX 1050 Ti 4G
25,6
25,1
GTX 960 2G
19,8
13,2
RX 460 2G
18,2
15,3
DirectX 11 DirectX 12
The Division, calidad Superior, sin antiescalonamiento
GTX 1080 8G
97,5
GTX 1070 8G
81,3
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
74,2
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
69,1
GTX 1060 6G
59,2
RX 480 8G
58,4
GTX 1060 3G
55,7
GTX 970 4G
52,2
RX 470 4G
52
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
34,9
GTX 960 2G
34,8
GTX 1050 Ti 4G
33,5
The Witcher 3, Ultra, sin Nvidia HairWorks
GTX 1080 8G
101
GTX 1070 8G
83
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
73
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
72
GTX 1060 6G
58
GTX 1060 3G
53
GTX 970 4G
52
RX 470 4G
47
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
35
GTX 1050 Ti 4G
34
GTX 960 2G
28
Dirt Rally, calidad ultra, 2x MSAA, en FPS
GTX 1080 8G
155
GTX 1070 8G
151,6
Aero 15 X
GTX 1070 Max-Q
151,1
GTX 1060 6G
122,9
GTX 1060 3G
105,2
GTX 970 4G
102,5
RX 480 8G
100,7
MSI GT72VR 6RE-042ES
GTX 1070 8G
100,5
RX 470 4G
91,4
GTX 1050 Ti 4G
75,2
MSI GE72 7RE
GTX 1050 Ti 4G
70,6
GTX 960 2G
67,4

Almacenamiento y autonomía

Este modelo de portátil, por la gama prémium a la que apunta, dispone de almacenamiento a la altura. Concretamente dispone de un SSD de tipo PCIe 3.0 ×4 de 512 GB, fabricado por Samsung para los OEM (fabricantes de equipamiento original). El nombre de este modelo es SM961, y es ultrarrápido. En CrystalDiskMark alcanza los 3081 MB/s de lectura secuencial y 1190 MB/s de lectura aleatoria, mientras que la escritura secuencial y aleatoria llega hasta los 1634 y 1143 MB/s respectivamente.

Estos valores no marcan un uso demasiado realista —sobre todo el aleatorio de profundidad de cola de 8 con 8 hilos simultáneos—, a lo que habría que irse a los otros dos campos de CrystalDiskMark, que son el de una profundidad de cola de uno con un único hilo en funcionamiento —que es el peor caso—, y el de una cola de profundidad de 32 y un solo hilo puede ser algo más realista. Los SSD se basan en el paralelismo por lo que pueden guardar sin problemas la información procedente de varias aplicaciones a la vez, por lo que solo en ese caso se aprovecha al máximo su velocidad de transferencia.

La segunda imagen hace referencia al uso de un disco de 2.5 pulgadas en una caja USB tipo C externa conectada al puerto Thunderbolt 3 del equipo. El puente SATA3-USB suele limitar el rendimiento de la velocidad de lectura y escritura secuencial y aleatoria, y es lo que queda reflejado en estos valores, con 328 y 97.5 MB/s de lectura/escritura aleatoria, y 26.1 y 51.9 MB/s de lectura/escritura aleatoria. En este apartado cumple, pero no destaca.

89337 bytes 87273 bytes

En cuanto a la batería de 94 WHr, se puede obtener una gran autonomía. En un uso normal, recurriendo a los modos de bajo consumo incluidos en las aplicaciones de gestión del equipo, no hay mayor problema en obtener 7 u 8 horas de uso. Esa generosa batería también permite, con suerte, dos horas y media de uso en carga completa. No es que sea un portátil que por características vaya a usarse mucho sin estar enchufado a la corriente, pero es bueno saber que no te va a dejar tirado a mitad de una reunión empezándola al cien por cien de carga.

Temperaturas y ruido

El sistema de refrigeración cuenta con dos pequeños ventiladores y dos caloductos, y a pesar de las apariencias de que pueda ser poco, consigue mantener unos niveles de calor y ruido aceptables. El equipo tiene la ventaja de los tres modos de funcionamiento predeterminados para los ventiladores, que también modifican el rendimiento de la CPU y GPU. En el modo silencioso, la CPU se mantiene en carga a 60 ºC mientras que la GPU está en unos 68 ºC con un ruido de unos 34 dBA con los ventiladores a 2600 RPM.

El modo normal permite conseguir todo el rendimiento de la CPU y GPU, pero su ruido y temperaturas son más elevadas, situándose en los 78 ºC y unos 42 dBA de ruido máximo. Por último, el modo gaming hace que el ruido se dispare sobre los 50 dBA, pero permite obtener todo el rendimiento posible de la CPU y GPU, aunque el juego con auriculares se hace imprescindible debido al ruido generado.

El sistema de refrigeración es insuficiente para eliminar todo el calor de ambos sin que lleguen al teclado. En carga, la zona izquierda y central del teclado pueden alcanzar los 38 a 40 ºC, que no se hace terriblemente molesto de usar. No creo que en verano sea un problema mayor, ya que el uso de la CPU y GPU se determina en función de los valores máximos de temperatura, por lo que en verano se perderá rendimiento en lugar de tener más calor en el equipo.

La parte inferior sí puede alcanzar temperaturas más elevadas, cercanas a los 50 ºC. Puesto que la entrada de aire se hace por la parte inferior, es recomendable separarlo de la superficie, alzándolo con lo que se tenga a mano, y teniendo en cuenta que los ventiladores expulsan el aire caliente por los laterales del equipo. No puedo criticar demasiado la disipación porque en realidad es mejor que la de muchos portátiles más gruesos o que tengan tres o cuatro ventiladores, pero sí hay que tener en cuenta que va a tocar regular los ventiladores a través del Smart Manager, ya sea seleccionando un perfil predeterminado, jugando con las curvas del ventilador, o usando directamente una herramienta como Afterburner para reducir la potencia del equipo manualmente.

Conclusión

No se puede decir que el portátil Aero 15X de Gigabyte no sea un equipo de alto rendimiento, tanto de procesador como de tarjeta gráfica. La GTX 1070 Max-Q destaca por sí sola en cuanto a potencia, y la incluida en este portátil incluso llega a la potencia de la GTX 1070 de movilidad normal. Pero aun así sigue teniendo un alto consumo como para que un sistema de doble ventilador de portátil sea capaz de refrigerar la GPU y CPU sin problemas y de manera silenciosa en cualquier escenario.

El principal problema de este equipo podría ser el ruido, aunque depende del ajuste que se tenga para los ventiladores y que se puede gestionar sin mayor problema a través del programa Smart Manager. Debido a la potencia de la tarjeta gráfica, si se quiere jugar completamente en silencio se puede hacer, según lo que he indicado en el apartado de Temperaturas y ruido. El perfil normal de los ventiladores se alcanza un ruido de 42 a 44 dBA, que ya puede empezar a ser molesto para ciertos usuarios, y el perfil para juegos del ventilador es poco recomendable por su enorme ruido.

Sería conveniente ajustar manualmente las curvas de los ventiladores o usar Afterburner para ajustar la potencia y consumo de la tarjeta gráfica para limitar el ruido. Nadie necesita jugar a Rise of the Tomb Raider a 100 FPS en una pantalla de 60 Hz, por lo que es un consumo y generación de ruido innecesario. Si se toma de base el perfil silencioso, bajando algo las calidades se puede obtener en este juego unos 45-50 FPS, manteniendo gran parte de la calidad gráfica que tiene, y jugar realmente (casi) en silencio.

Por lo demás, el equipo es excepcional. La pantalla tiene una gran calidad de color y entra por los ojos, y pone distancia de por medio con la calidad que tienen las pantallas de los portátiles con los que compite. El rendimiento del almacenamiento y wifi son igualmente buenos, y en cuanto a la conectividad, tampoco anda corto.

Es un portátil que demuestra lo que Gigabyte es capaz de producir, aunque está orientado a un reducido grupo de compradores que, por el motivo que sea —sobre todo movilidad, como es mi caso—, pueda querer un portátil para juegos potente frente a un sobremesa que sería mucho más potente que este portátil. En el ámbito en el que se mueve, tampoco hay muchos competidores que vayan a aportar mejoras sustanciales en cuanto a ruido y calentamiento. Lo pueden proporcionar si son notablemente más gordos con tres o cuatro ventiladores, pero no lo van a proporcionar con sus 19.9 mm y 1.9 kg.

El Aero 15X es un equipo con alto rendimiento, buen diseño, poco peso y que es una compra recomendable para los que busquen lo más cercano a un ultraportátil para juegos con alta potencia gráfica. Lo mejor que puedo decir de él es que sería un equipo que me compraría para diseño, porque para ello también tiene potencia y calidad de pantalla de sobra, y un diseño exterior discreto para que lo lleves a cualquier reunión sin que te miren raro.

Puntuación

9.2

sobre 10

Lo mejor

  • La pantalla. Calidad sobresaliente, y con marcos mínimos.
  • Gran potencia para juegos.
  • Gran diseño, ligero y compacto para ser un portátil para juegos de alto rendimiento.
  • Conectividad variada, incluido Thunderbolt 3.

Lo peor

  • Si se quiere la máxima potencia, los ventiladores hacen excesivo ruido.