Qualcomm ha mantenido a lo largo de los años una gran inversión en investigación que le ha llevado a lo más alto en el sector de los chips de comunicaciones y procesadores para dispositivos móviles. Pero en dicha posición, sus ejecutivos han ido tomando decisiones cuanto menos objetables, y eso le está acarreando a la compañía problemas legales en medio mundo. Tras ser multada en países como China o Corea del Sur por abuso de posición dominante, ahora es la Unión Europea la que ha asestado un nuevo mazazo a Qualcomm.

La Comisión Europea ha estimado que Qualcomm ha abusado de su posición dominante al obligar a Apple a usar en exclusiva sus chips de banda base LTE entre 2011 y 2016 si la compañía quería tener acceso a ellos. La multa aplicada a Qualcomm es de 997 millones de euros, ya que Apple es uno de los principales fabricantes de teléfonos del mundo, y por tanto esta decisión anticompetitiva de Qualcomm ha supuesto un grave daño al sector, evitando que potenciales competidores emergieran como alternativa viable.

El acuerdo entre Apple y Qualcomm establecía que Qualcomm pagaría a Apple una cantidad de dinero por utilizar en exclusiva sus chips LTE, lo cual no se puede hacer estando en posición dominante en un sector según las leyes de competencia de la mayoría de países. «El acuerdo dejaba bien claro que Qualcomm dejaría de realizar dichos pagos en el caso de que Apple lanzara comercialmente cualquier dispositivo con un chip LTE proporcionado por un rival. De hecho, de ocurrir esto, Apple tendría que devolver a Qualcomm una gran parte de los pagos recibidos previamente».

En EE. UU. la investigación a la que está siendo sometida Qualcomm es similar, ya que realizaba pagos a Apple por el mismo motivo, y principalmente afectando a su competidor más directo, que es Intel. Desde que empezaran los problemas entre Qualcomm y Apple, esta última empezó a utilizar los chips LTE de Intel desde el iPhone 7.

Sin embargo, Qualcomm cree que no ha hecho nada malo, y va a recurrir a los tribunales para defender su postura. «Tenemos un caso sólido para ser revisado por los tribunales, y comenzaremos de inmediato los procedimientos». No es nada habitual que las empresas que son multada por la Comisión Europea recurran al Tribunal de Justicia de la UE debido a que la CE solo establece las multas cuando está cien por cien segura de todos los hechos del caso. Además, recurrir a los tribunales, y si Qualcomm pierde, podría llevar a multas adicionales por la demora del pago de la multa, más los costes judiciales, y otros agravantes que puedan ser introducidos durante el proceso judicial, por lo que la multa puede terminar siendo sustancialmente mayor a los 997 M€ iniciales.

Vía: 9to5Mac.