Si una placa base dispone de una o varias ranuras M.2 para los SSD, según esté diseñada, su ubicación y lo que termine estando encima de esas ranuras, suele ser preferible poner los SSD en un adaptador-tarjeta PCIe. Este tipo de SSD que funcionan con interfaz PCIe 3.0 ×4 con protoclo NVMe pueden calentarse bastante y perder, debido a ello, rendimiento. ASRock ha mostrado su propio adaptador-tarjeta PCIe en el que se pueden atornillar cuatro SSD de tipo M.2.

Su longitud puede ser de hasta 22110 debido a que están situados en un ángulo de 45º dentro de la tarjeta. Además, esta cuenta con un pequeño ventilador con diseño de carcasa cerrado (tipo turbina) para mover el calor directamente fuera de la tarjeta. Con ello, ASRock promete que se conseguirá un gran rendimiento de los SSD tipo PCIe 3.0, sin problemas de limitación térmica, y funcionarán a unos 60 a 65 ºC en carga tras varios minutos.

El nombre de este adaptador es Ultra Quad M.2 Card, y su precio rondará los 70 dólares.

/storage/geek/posts/2018/01/11/a110yyry0sijzvea.jpg
Ampliar t

Vía: The Tech Report.