La semana pasada se inició con una noticia que fue acogida de buen grado por los mercados bursátiles. La oferta de adquirir Qualcomm por parte de Broadcom por más de 100 000 millones de dólares podría convertir a ambas compañías en la más importante del sector de los semiconductores. Sin embargo, la mesa de dirección de Qualcomm ha desestimado la oferta de Broadcom por considerarla muy por debajo del valor real de la compañía.

Esta consistía en un 28 % por encima del valor de las acciones de Qualcomm, y la oferta se dividía en un pago en efectivo y otro en acciones de Broadcom. Según Qualcomm, «ninguna compañía está mejor posicionada en el sector móvil, el internet de las cosas, computación puntera y redes en la industria de los semiconductores que nosotros. Confiamos en nuestra habilidad de crear valor adicional a los accionistas a medida que crecemos en estos segmentos de moda y también en nuestro liderazgo de la transición al 5G».

La compra además era asimétrica, ya que Qualcomm es más grande y genera más ingresos que Broadcom, que son 33 800 empleados frente a 15 700, con unos ingresos de 23 000 M$ frente a 16 930 M$. Qualcomm tampoco ha aceptado la oferta porque considera que los organismos reguladores no permitirían la fusión de dos empresas del tamaño de Qualcomm y Broadcom.

Vía: AnandTech.