El mercado de los chips de memoria no ha hecho más que aumentar de precio, y repercute en los módulos de memoria de PC que se venden en tiendas, pero también en todo tipo de dispositivos como teléfonos o tabletas. No se espera grandes cambios de precio a la baja, pero al alza sigue ocurriendo. Samsung de momento va a aumentar su producción de DRAM con la expansión o modificación de dos de sus fundiciones.

La primera es la reconversión de parte de su línea 16 de la planta de Hwasung que produce 30 000 chips de memoria mensuales de memoria NAND 2D —obsoleta para la compañía—, que ascenderá a otros 135 000 más cerca de 2019. Los nuevos escáneres para la memoria DRAM ha estado llegando desde principios de octubre a la fundición, y la producción de obleas comenzará en el primer trimestre de 2018.

La segunda es la utilización de la segunda planta de su reciente fundición de Pyeongtaek para DRAM, que tendrá una producción mensual de 200 000 chips de memoria en una primera fase, a la que se añadirán otros 100 000 en una segunda. La planta todavía tiene que terminar de construirse, sobre todo las salas blancas, por lo que no se espera que empiece a producir en masa hasta el T3 de 2018. También va a aumentar la producción de chips en 60 000 unidades en las fundiciones de Hwasung y Pyeongtaeka en 2018.

De lo que se desprende de este y otras noticias es que Samsung parece la única que realmente quiere aumentar la producción de chips de memoria NAND y DRAM. Aunque le conviene al ser el fabricante mayoritario de semiconductores y productor de sus propios dispositivos, por lo que tiene motivos distintos para querer un mayor suministro de chips. También se ve que hasta 2019 los precios van a continuar igual o peor.

Memorias como las de 3000 o 3200 MHz están esta semana a precios prohibitivos en muchas tiendas, con estos 16 GB de Corsair como de los más baratos a 170 euros, con algún pico en septiembre de 191 euros. Hace apenas un año costaban 102 euros.

Vía: TechPowerUp.