Aunque HTC y Oculus siguen desarrollando sus gafas de realidad virtual y preparan nuevos modelos, hay otras empresas que quieren aprovechar los ecosistemas de juegos y programas que han creado para ofrecer otros modelos de gafas. Pimax es una empresa china que ha conseguido financiar su modelo denominado 8K a través de Kickstarter, superando los 1.6 millones de dólares de financiación, a falta de 21 días.

En este caso las mejoras proceden en la resolución de las pantallas y en el campo de visión. La parte de «8K» de su nombre no hace referencia a que incluye dos pantallas 8K, sino más bien dos pantallas 4K de 3840 × 2160 píxeles en vez de los 1080 × 1200 de las Rift y Vive. El campo de visión pasa a ser de 200º, muy por encima de los habituales 110º de otros modelos a la venta, y las pantallas mantienen los 90 Hz de refresco.

Dejando las nomenclaturas extrañas a un lado por temas de márquetin, las gafas requieren de la base y mandos de unas Vive para funcionar. Los paneles 4K usan una disposición con baja persistencia de imagen (CLPL), lo que ofrece una mayor nitidez de imagen, elimina la imagen doble o ghosting, y su densidad de píxeles reduce el efecto rejilla de modelos como Vive y Rift. Usa un conector DisplayPort 1.4 y un USB 3.0, y dispone de dos conectores de audio de 3.5 mm.

Vía: EnGadget.