Además de unas gafas autónomas de realidad virtual llamadas Go, Oculus ha proporcionado más detalles de su proyecto de cortar cables en las Rift. Llamado provisionalmente Santa Cruz, estas gafas de realidad virtual tienen por objetivo crear unas gafas totalmente autónomas, por lo que permiten total libertad de movimientos a su portador. De esta forma se eliminar uno de los mayores problemas de las actuales gafas de RV.

También incluyen toda la electrónica relacionada con el seguimiento de la posición del usuario, por lo que se evita la necesidad de utilizar sensores externos, de manera similar a lo que ocurre con las gafas de Realidad Mixta de Windows. Estas gafas están ya en fase de prueba, y se podrán usar en un estand dentro del recinto del congreso Oculus Connect 4.

Junto a estas gafas se proporcionará unos nuevos controladores, con un diseño similar al de los Touch con un panel táctil que se usará con el pulgar, de manera similar a como se controlas las Vive. Estas gafas permitirán usar todo el contenido con una calidad no demasiado alejada de la que se disfrutaría en un PC, pero Oculus no ha dado muchos detalles al respecto.

/storage/geek/posts/2017/10/11/oc17-980x472.jpg
Ampliar t