El mercado de los teclados para jugar es muy competitivo, y cada vez más empresas se meten en el sector para hacerse con su porción de tarta. Por ello, las empresas más establecidas tienen que demostrar que están a la altura de las circunstancia y mejorar sus teclados lo máximo posible, y en el caso de Razer lo hizo con el BlackWidow Chroma v2.

Este teclado tiene tiene una versión compacta en forma del Blackwidow Chroma v2 Tournament Edition, que está más orientado a los que prefieren ahorrar espacio en el escritorio o llevar su teclado a todas partes.

Desembalado y características

/storage/geek/posts/2017/10/06/0_img_1949.jpg
Ampliar t

Este teclado tiene un tamaño de 366 × 154 × 39 mm frente a los 475 × 171 × 39 mm que tiene su versión extendida, y tiene un peso de 950 g. Ese tamaño, y en general el de los teclados compactos favorece la ergonomía debido a que los hombros quedan mejor alineados con todo el teclado y el ratón que haya a su lado. Se hacen recorridos más cortos de movimientos de manos, y en general son más cómodos de usar.

El uso del teclado numérico puede ser de utilidad para los que no sepan mecanografía o se pasen todo el día introduciendo números en hojas de cálculo, pero a un usuario normal no le proporciona ninguna ventaja y es espacio que está siendo ocupado en el escritorio. En mi caso, eso lo valoro muy positivamente.

250127 bytes 246887 bytes 184619 bytes 221824 bytes 221503 bytes 226336 bytes 190975 bytes 207551 bytes 291982 bytes 219599 bytes 185563 bytes 232741 bytes

El teclado se acompaña de un reposamuñecas muy cómodo y de sujeción magnética, lo que facilita retirarlo cuando no se precise de él. Al estar forrado de cuero, tiene la desventaja de que haga sudar más las manos en ciertas épocas del año, pero no se queda manchado durante el uso como ocurre con otros reposamuñecas.

No dipone de teclas de macro ni dedicadas para multimedia, pero sí tiene tecla Fn para combinarla con las teclas de función y tener acceso a atajos de volumen, iluminación del teclado, control de música, y grabación de macros. Tampoco se necesita mucho más en un teclado que sea netamente para juegos, ni en tamaño ni en características, salvo unos buenos interruptores mecánicos.

229324 bytes 195919 bytes 201804 bytes 233350 bytes 200735 bytes

El teclado analizado cuenta con los interruptores amarillos de Razer, que son similares a los MX rojos de Cherry. Tienen una fuerza de actuación de 45 gf, con un punto de actuación de 1.2 mm, y es de tipo lineal sin clic audible. Es el único modelo que se encuentra disponible con la disposición de teclas en español ya que es el interruptor potencialmente más popular de los tres en los que se oferta. Los otros dos son los interruptores naranja, similares a los MX marrones sin el clic sonoro, y los habituales verdes de Razer, de 50 gf de fuerzax de actuación y 1.9 mm de punto de actuación, que es el mismo que tienen los Razer naranjas.

En mi caso prefiero los Razer naranjas por ser más cómodos a la hora de escribir, y porque se evita la pulsación errónea de teclas. Al ser lineales, los amarillos se pulsan casi sin querer, que está bien para FPS y juegos similares, pero no tanto para estrategia o MMORPG, y tampoco para escribir. Al probarlo escribiendo con varios artículos, de vez en cuando pulsaba dos veces seguidas una tecla, o pulsaba otra sin querer. Algo que también me pasa en los MX rojos y mecanismos lineales de otras marcas, por lo que no es un problema del teclado, si no del tipo de interruptor para mi forma de escribir y usar el PC.

El teclado, para facilitar el transporte, dispone de un cable retirable USB tipo A a micro-USB, y una cobertura de plático para protegerlo. La iluminación RGB de tipo Chroma de que dispone el teclado es por tecla, por lo que con el programa Synapse 2.0 se puede configurar al gusto del usuario.

Software

/storage/geek/posts/2017/10/06/captura_de_pantalla_2017-10-06_a_las_19.11.55.jpg
Ampliar t

Razer ha sabido evolucionar bien y continuamente su configurador Synapse. Estas aplicaciones de configuración de periféricos suelen ser básicas en el caso de otros fabricantes, pero Razer permite desde ellas controlar todos los dispositivos de su marca hasta el más mínimo detalle. En el caso del Blackwidow Chroma v2 TE, para empezar se puede gestionar la iluminación por tecla individual, con diferentes patrones de color, velocidades y efectos. Los que gusten de personalizar sus periféricos para juegos, disfrutarán mucho de este gestor.

Las teclas se pueden reasignar sin problemas a otras funciones —salvo la Fn—, y la gestión de las macros también se realiza desde aquí, aunque se pueden grabar al vuelo desde el propio teclado. Las teclas se pueden reasignar a simplemente una tecla, combinaciones o funciones multimedia u otros. El brillo de la retroiluminación también se puede modificar, y todo ello para múltiples perfiles de uso o juego distintos. Razer proporciona perfiles de iluminación específica para juegos como League of Legends.

La herramienta también dispone de una sección de estadísticas y mapas de calor en el que se muestra, por ejemplo, el número de veces que se han pulsado las teclas o la distancia medida de pulsación, por dónde se ha pasado el ratón por la pantalla, o las teclas más pulsadas en un juego determinado.

234251 bytes 169317 bytes 247969 bytes 239340 bytes 174561 bytes 157275 bytes 133529 bytes

Concusión

/storage/geek/posts/2017/10/06/0_img_1962.jpg
Ampliar t

Cuando analicé el teclado Blacwidow Chroma v2, quedé totalmente encantado con él. Había algunos pequeños problemas con él que no lo harían mi teclado para jugar preferido, como la hilera de teclas de macro que no necesito, y que en general es un teclado grande para el espacio que tengo en la mesa. Pero en su versión compacta, el Blacwidow Chroma v2 TE no tendría mayor problemas en convertirse en mi teclado para jugar predilecto.

La calidad del reposamuñecas es enorme, y la facilidad de ponerlo y quitarlo es una ventaja importante. La calidad del software que le acompaña permite personalizar cada aspecto del mismo, y el que se pueda retirar el cable es también algo interesante para los que tengan que transportarlo. No es algo que haga a menudo, o más bien no lo hago porque no es cómodo o fácil de transportar un teclado para juegos normal como el K70 de Corsair que suelo usar. Pero con este teclado, sí me podría plantear llevármelo a otros sitios cuando lo necesite.

Razer ha hecho un muy buen trabajo con este teclado, con una gran calidad de fabricación, unas teclas que tienen una sensación muy buena al tacto, y no le falta ninguna característica que pueda buscar ahora mismo un jugón. Al menos, no de un teclado compacto. Siempre se podría pedir que tuviera un concentrador de puertos USB y de conectores de 3.5 mm, o alguna hilera de teclas de macro, pero los teclados compactos deben ser compactos o carecerían de interés para el tipo de usuario al que van dirigidos, como yo. El Blackwidow Chroma v2 TE es una compra totalmente recomendable si eres ese tipo de usuario.