Razer ha ido evolucionando sus periféricos con los años, introduciendo ciertas características que han sido finalmente tendencia. Ya no hay teclado o ratón que se precie para los jugones que no lleve iluminación RGB, y los teclados mecánicos están de moda. La evolución de su mejor teclado llegó en enero en forma del Blackwidow Chrome v2, similar al Blackwidow Chrome pero más refinado.

Una novedad que me parece muy interesante es la incorporación de un reposamuñecas que se sujeta magnéticamente al teclado. Es un añadido que facilita su retirada, y que por ejemplo en algunos teclados de Corsair como K70 RGB que uso, le vendría muy bien. Además dispone de un tamaño más que adecuado para hacer de reposamuñecas, porque hasta hace poco en los de Corsair te da igual tener el reposamuñecas puesto o quitado si eres alto o tienes la mano grande.

203444 bytes 126324 bytes 149574 bytes 137785 bytes 235812 bytes 213601 bytes 188916 bytes 143493 bytes 175616 bytes 164683 bytes 242867 bytes 179017 bytes 153764 bytes 154440 bytes 243802 bytes 184461 bytes 201376 bytes 168675 bytes

Pasando a lo que incluye la caja, el teclado Blackwidow Chroma v2 viene acompañado de una tecla de demostración para poder probar los interruptores verdes de la propia Razer. Mejor esto que aporrear las propias teclas del teclado si está en exposición en una tienda, para que alguien se los cargue. Estos mecanismos verdes de Razer son de tipo táctiles sonoros, pero diría que los han refinado con respecto a los que usa en otros de sus teclados. Son muy agradables de utilizar, incluso más que los MX marrones del teclado Corsair que uso. Dan muy buena sensación al tacto.

/storage/geek/posts/2017/07/03/gk_1220x570.jpg
Ampliar t

El teclado mide 475 × 171 × 39 mm y tiene un peso de 1.5 kg. Es un teclado extendido, con teclado numérico, y no dispone de teclas multimedia dedicadas, aunque sí tiene tecla Fn para usarla en combinación con las teclas de función. En la parte izquierda dispone de cinco teclas para macros, plenamente configurables a través de la aplicación Synapse 2.0. En la parte inferior dispone de unas patillas para alzar ligeramente el teclado.

El cable de 1.8 m termina en dos conectores USB y uno de audio de 3.5 mm, ya que el teclado dispone en el lateral derecho de un puerto USB 2.0 y un conector de audio para facilitar el uso de un ratón o unos auriculares. El teclado dispone de retroiluminación RGB, con el logo de la compañía situado en el medio en la parte inferior. La base permite ver estupendamente la iluminación, con un efecto de iluminación muy completo.

Software

/storage/geek/posts/2017/07/03/0_004.jpg
Ampliar t

Razer ha sabido evolucionar continuamente su configurador Synapse. Estas aplicaciones suelen ser básicas en el caso de otros fabricantes, pero Razer permite desde ellas controlar todos los dispositivos de su marca hasta el más mínimo detalle. En el caso del Blackwidow Chroma v2, para empezar se puede gestionar la iluminación por tecla individual, con diferentes patrones de color, velocidades y efectos. Los que gusten de personalizar sus periféricos para juegos, disfrutarán mucho de este gestor.

Las teclas se pueden reasignar sin problemas a otras funciones, y la gestión de las macros también se realiza desde aquí, aunque se pueden grabar al vuelo desde el propio teclado. Las teclas se pueden reasignar a simplemente una tecla, combinaciones o funciones multimedia u otros. El brillo de la retroiluminación también se puede modificar, y todo ello para múltiples perfiles de uso o juego distintos.

La herramienta también dispone de una sección de estadísticas y mapas de calor en el que se muestra, por ejemplo, el número de veces que se han pulsado las teclas o la distancia medida de pulsación, por dónde se ha pasado el ratón por la pantalla, o las teclas más pulsadas en un juego determinado.

161850 bytes 149172 bytes 113897 bytes 162328 bytes 109629 bytes 101560 bytes 140852 bytes 158019 bytes 158533 bytes 221042 bytes 168861 bytes

Conclusión

/storage/geek/posts/2017/07/03/0_img_1578.jpg
Ampliar t

El teclado Blacwidow Chroma v2 es probablemente el más cómodo que he probado hasta ahora. El reposamuñecas tiene muchísima calidad y su facilidad de poner y quitar es un punto a favor, y a pesar del cuero, no se queda fácilmente marcado por el sudor. La sensación de uso de este teclado es extremadamente buena, y es un teclado totalmente recomendable... si le vas a sacar partido a las teclas de macro y estás dispuesto a pagar la iluminación RGB. Para escribir quizás no sean los mejores interruptores debido a su sonoridad, pero son muy cómodos y te puedes pasar horas tecleando sin problemas.

Los mecanismos Razer verdes tienen una fuerza de actuación de 50 g, con un punto de actuación de 1.9 mm, son sonoros y de respuesta táctil. Son unos mecanismos similares a los MX marrones salvo por el añadido del clic sonoro extra, y para quienes no les gusten estos, también está disponible el teclado con unos interruptores Razer amarillos —similares a los MX rojos— y Razer naranjas —estos sí son como los MX marrones—.

La combinación de un buen hardware con un buen programa de gestión es donde suelen destacar los productos de Razer sobre la competencia. Synapse 2.0 es una aplicación de configuración muy completa, con ciertas características curiosas como los mapas de calor en el uso de sus productos.

El Blackwidow Chroma v2 es un producto de gama alta, y le acompaña por tanto un precio alto. Se puede encontrar actualmente sobre los 170 euros, y no es una cantidad que muchos vayan a valorar para gastarse en un teclado, salvo que quieran lo mejor de lo mejor. Al menos este teclado sí merece la pena lo que cuesta, aunque antes de comprarlo hay que estar seguros del mecanismo que mejor se adapta a uno, ya sean los Razer naranjas, amarillos o verdes. Eso requerirá una rápida visita a alguna tienda para salir de dudas si no se ha usado antes un teclado mecánico.