Dentro de la gama media de auriculares, Razer añadió a ella no hace mucho los Tiamat 2.2 v2, una actualización de los Tiamat 2.2 que llevaban en el mercado unos cuatro años. Puesto que en el terreno del audio no se han realizado grandes avances en las últimas décadas —más bien refinamientos de lo que ya hay, y protocolos de envío sobre conexiones inalámbricas—, era un buen auricular pero siempre hay espacio de mejora.

Son unos auriculares cuyo precio se sitúa en los 139.99 euros o 129.99 dólares, y con los que apuesta por un producto con un sistema de audio avanzado y de alta calidad. Lo consigue anunciando los auriculares con un sistema de un altavoz más uno de subgraves en cada lado, lo que lleva a posicionarlos como de sonido envolvente 7.1 virtual.

Desembalado

/storage/geek/posts/2017/09/19/img_1915.jpg
Ampliar t

La presentación externa de los Tiamat 2.2 v2 es la habitual de Razer, con una caja que destaca los colores verde y negro. En ella se pone en primer plano el punto fuerte de ellos, que es el sistema de sonido 2.2 que incluye. En el interior se encuentran, protegidos con un acolchamiento de espuma, los auriculares en sí. Situado en la parte inferior hay un trozo de cartón negro dando la bienvenida al producto, y debajo de él está el cable de los auriculares, un prolongador y bifurcador de cuatro polos a dos tomas de tres polos, una tarjeta de agradecimiento por el producto comprado, el manual de usuario y las habituales dos pegatinas del logo de Razer.

Los Tiamat 2.2 v2 cuentan con dos auriculares de gran tamaño, que tienen un acolchado de espuma rodeado de cuero, que resulta especialmente cómodo. Ambos están unidos por dos barras finas de aluminio, pero también por una diadema acolchada para distribuir de manera homogénea el peso de los auriculares, y que no resulten incómodos después de un tiempo de uso. La diadema se regula con unos pequeños muelles para conseguir la mejor posición de los auriculares sobre la cabeza. A su vez, cada auricular se puede rotar para mejorar aún más su posición.

184160 bytes 281679 bytes 307451 bytes 383259 bytes 300892 bytes 222578 bytes 380896 bytes 410378 bytes 290296 bytes 378833 bytes 281217 bytes 316318 bytes 341462 bytes 387137 bytes

Cada uno de ellos cuenta con un altavoz principal y otro secundario de subgraves, ambos de 50 mm con diafragma bañado en titanio e imanes hechos de neodiminio. La respuesta en frecuencia se sitúa entre los 20 y 20 000 Hz, con una impedancia de 32 Ω y una potencia máxima de entrada de 50 mW. La disposición de altavoces de cada auricular proporcionan un sonido envolvente 7.1 virtual, integrado en los auriculares, y configurable a través de la aplicación Synapse 2.0.

El cable incluido con los Tiamat 2.2 v2 tiene una longitud de 1.3 m con un conector de 3.5 mm en forma de ele, pero viene acompañado de otro cable de 2 m que bifurca de la conexión de cuatro polos a dos de tres polos de micrófono y auriculares.

El micrófono integrado se puede subir y bajar, pero no es retirable ni retráctil. Tiene una respuesta en frecuencia entre los 100 y 10 000 Hz, con una sensibilidad de –38 dB y es unidireccional. En el cable de conexión se encuentra una rueda para regular el volumen de los auriculares, y otro para activar y desactivar el micrófono.

Experiencia de uso

/storage/geek/posts/2017/09/19/0_img_1927.jpg
Ampliar t

Estos auriculares, gracias a su diseño de diadema y al tamaño de las copas, resultan extremadamente cómodos. El acolchado es de buena calidad, y en los precios en los que se mueve muchas veces las compañías escatiman en ellas, pero no es el caso de los Tiamat 2.2 v2. Esa comodidad casi es lo más importante para el público al que está dirigida, porque pueden pasarse algunos días bastantes horas delante del PC jugando.

El sistema de sonido es realmente bueno, en el que gracias a los dos altavoces de subgraves que incluye mejora el sonido de los graves. Esto produce un efecto de pérdida de calidad en los agudos, pero en unos auriculares que son eminentemente para jugar tampoco es algo terrible. Siempre se puede ecualizar el sonido si se van a usar para escuchar música, que aun así se escuchará muy bien.

El micrófono no es el mejor del mercado, pero cumple bien su función. Se escuchará con un ligero ruido de fondo, pero no es algo que sea infrecuente en estos micrófonos o que resulte molesto al que escuche al otro lado. Los que quieren lo mejor de ambos mundos suelen recurrir a un micrófono con soporte en condiciones y unos auriculares que aporten buena calidad de sonido. Los que prefieren la comodidad, recurren a este tipo de auriculares.

En general, son un modelo muy recomendable para aquellos que quieren unos auriculares de diseño decente, pero que prefieren una mejor experiencia de sonido en los juegos de disparos, donde predominan explosiones y efectos de todo tipo, y en los que es importante conocer de dónde proceden.