La Comisión Europea zanjó la investigación sobre las ventajas fiscales que Irlanda estaba ofreciendo de manera inadecuada a Apple para que mantuviera sus operaciones en el país. El resultado de la investigación arrojó la cifra de 13 000 millones de euros en impuestos impagados debido a esas ventajas fiscales indebidas, pero Irlanda ha hecho oídos sordos. Debido a ello, ahora la CE ha decidido llevar a Irlanda a los tribunales para que haga que Apple les pague el dinero que les debe.

En este caso, Apple no ha cometido ninguna ilegalidad, puesto que ha pagado todos los impuestos que Irlanda le ha solicitado año tras año. El problema reside en que Irlanda ha aplicado beneficios fiscales a Apple —y otras empresas— que no se ajustan a la normativa europea ya que perjudica al resto de países de la Unión. Por tanto, la Comisión Europea declaró que Apple debía pagar los impuestos de los que se había librado previamente y que se debían a subsidios ofrecidos de manera inadecuada.

Por tanto, pese a que Apple e Irlanda no han cometido ninguna ilegalidad y que no podía forzar a Irlanda a que ingresara los tributos impagados, la Comisión Europea solo podía recurrir al Tribunal de Justicia para que sean ellos los que fuercen por la vía jurídica a Irlanda a que solicite a Apple los 13 000 millones de euros.

Irlanda ha indicado que estaban en proceso de realizar los trámites para recuperar el dinero impagado por las ayudas estatales, y está decepcionada por que la CE haya recurrido a los tribunales en estos momento. «Los funcionarios irlandeses y los expertos han estado trabajando intensamente para asegurar que el Estado cumple con su obligación de recuperar el dinero lo antes posible, y ha estado en constante contacto con la Comisión Europea y Apple a lo largo de todo el proceso durante más de un año».

Vía: EnGadget.