El director general de Nvidia entregó a finales de julio, en mano, las quince primeras tarjetas gráficas Tesla V100 que incluyen el primer chip comercial basado en la arquitectura Volta. Ahora la compañía ha procedido a entregar los primeros sistemas DGX-1, que son equipos que tienen un coste de 149 000 dólares, a clientes de la compañía como el Centro de Investigación de Datos Científicos que depende del Hospital General de Massachussetts.

El uso que le van a dar a estas máquinas es en el área del diagnóstico por imagen. Utilizando inteligencia artificial se puede sacar conclusiones de las imágenes resultantes de escáneres, rayos X, y otras pruebas, de una manera más rápida y precisa que la realizada por los médicos, aunque tendrán que ser ellos los que evalúen el resultado en última instancia.

Entre otras cosas, la evaluación previa de las imágenes también puede servir para alertar a los médicos de las imágenes que recojan problemas graves de salud en un paciente, haciendo que se requieran ser atendidas con antelación por el médico antes que otras que no muestran problemas a primera vista. Nvidia proporciona los DGX-1 con un completo software de aprendizaje profundo para que se pueda emplear más fácilmente en el sector de la inteligencia artificial.

Cada DGX-1V tiene una altura de tres unidades en los armarios, y dispone de una alimentación de 3200 vatios para las ocho Tesla V100. Incluye 512 GB de memoria DDR4 a 2133 MHz, 128 GB de HBM2, con cuatro SSD de 1.92 TB y una conexión NVLink 2 de hasta 300 GB/s por GPU, o 10 veces más rápido que las interconexiones PCIe 3.0 x16 de las tarjetas gráficas de los PC domésticos. La conexión de red recae en un doble enlace 10 GigabitEthernet. Pesa 60 kg y tiene un tamaño de 866 x 444 x 131 mm.

En total el equipo dispone de 40 960 núcleos CUDA y 5120 núcleos tensoriales. Con esto se alcanza los 960 TFLOPS de cálculo FP16 —relacionado con los tensores—, el doble de velocidad de transferencia y el triple de velocidad de entrenamiento de aprendizaje profundido que con respecto al DGX1 con tarjetas Tesla P100.

Vía: Nvidia.