Intel fue condenada en 2014 a pagar una multa de 1060 millones de euros en base a las leyes de competencia de la Unión Europea. Ahora, Intel se ha librado por los pelos de tener que pagar dicha cantidad ya que su caso se reexaminará, poniendo en pausa dicho pago, de acuerdo con un auto de la Corte de Justicia de la Unión Europea, que lo enviará a una instancia inferior.

La Corte de Justicia alega que no se realizó adecuadamente la prueba de eficiencia competitiva, que es un requisito técnico necesario para saber el impacto que tuvo Intel en la capacidad de sus rivales de competir contra él. La investigación empezó en 2009 cuando la Comisión Europea aseguró que Intel estaba proporcionando descuentos e incentivos ilegales a Dell, HP y Lenovo para evitar que los comparan a AMD.

La resolución del caso se hizo en la Corte General de Luxemburgo, pero Intel apeló a la Corte de Justicia, y le ha salido bien la jugada. No quiere decir que no termine pagando la multa, pero al menos dilata el proceso judicial. La multa fue igual al 4.15 % de los ingresos de Intel en 2008.

Vía: EnGadget.