Nvidia ha apostado fuerte en los últimos años por el sector empresarial con diversas soluciones para centros de datos, y finalmente está obteniendo los frutos de esa inversión. En el segundo trimestre del año la compañía ha ingresado 2230 millones de dólares, y ha obtenido unos beneficios netos de 583 M$, lo que representa una mejora del 56 % y del 123.4 % con respecto al T2 de 2016.

El sector que más ha mejorado ha sido el de los centros de datos, que ha pasado de ingresar 151 M$ hace un año a los 416 M$, manteniendo la tendencia del trimestre anterior. Más discretos han sido los ingresos de la división de soluciones para automóviles, que ha ingresado 142 M$, un 19.3 % más. Por el sector OEM —ensambladores de equipos— ha ingresado un 54 % más hasta los 251 M$, y en el de la virtualización 235 M$ o un 9.8 % más.

Mirando el sector de tarjetas gráficas para jugar, la compañía ha mejorado sus ingresos un 51.9 %, pasando de los 781 M$ de hace un año a los 1186 M$, lo cual también supone una mejora secuencial del 15.5 % con respecto al T1 de 2017.

Entre las novedades del trimestre, Nvidia destaca la puesta a la venta de la Tesla V100, primera tarjeta gráfica de arquitectura Volta, y los chips Max-Q de menor consumo para portátiles, entre otros logros.

Vía: AnandTech.