Samsung y Qualcomm han sido muy buenos amigos en para la producción del Snapdragon 835. A cambio de producir el chip de Qualcomm, Samsung ha recibido la exclusividad de compra de los primeros lotes de Snapdragon 835 para su Galaxy S8. Pero la colaboración entre ambas compañías no se acabaría ahí, ya que se ha empezado a hablar de que también colaborarán en el Snapdragon 845 —o como se termine llamando—.

Sería el procesador más potente ARM para utilizar en teléfonos Android en 2018, y todavía no ha sido anunciado por Qualcomm —ni se ha dicho nada de sus características—. El SoC estaría destinado al Galaxy S9. Pero Qualcomm también estaría hablando con TSMC también para la fabricación del Snapdragon 845 en sus fundiciones.

Samsung ya dispone de la segunda generación del proceso de fabricación a 10 nm, denominado 10 LPP —bajo consumo mejorado o low power plus con una reducción del consumo del 15 % y un aumento del rendimiento del 10 %. TSMC ha estado perdiendo producción frente a las fundiciones de Samsung en los últimos tiempos, y por ejemplo Nvidia ha colaborado con ella para los chips GP107 —GTX 1050 y 1050 Ti, para sobremesas y portátiles—.

Vía: GSM Arena.