Samsung pone a la venta el Galaxy S8 el día 21 de abril, pero los chicos de iFixit ya han puesto sus manos sobre uno de estos teléfonos. El tradicional desmontaje que hacen de los mejores teléfonos del mercado y otros dispositivos electrónicos son muy interesantes para aprender cómo repararlos por uno mismo. En este caso, le han dado una nota de 4 sobre 10 a la reparabilidad.

Destacan como algo positivo que muchos de los componentes son modulares y por tanto se pueden reemplazar fácilmente de manera independiente. Sin embargo, la batería está fijada en su sitio con gran cantidad de pegamento, lo que haría difícil su sustitución. Como aspecto negativo, la curvatura del cristal frontal y la pantalla hacen que sea muy difícil cambiar el cristal sin dañar la pantalla en el proceso.

En cuanto a su diseño interior, es muy similar al Galaxy S7 edge, por lo que en muchos aspectos el Galaxy S8 es una mera evolución, aunque Samsung haya realizado cambios importantes a nivel estético. Los 4 GB de RAM están fabricados por Samsung y encapsulados sobre el Snapdragon 835, y al lado se encuentran los 64 GB de almacenamiento UFS producido por Toshiba.

291651 bytes 264246 bytes 349961 bytes 178229 bytes

Vía: Ubergizmo.