A finales de 2015, Rusia declaró a Google culpable de abuso de posición dominante, por su táctica de apoyarse en Google Mobile Services para limitar las aplicaciones y servicios preinstalados en los dispositivos Android a los propias de Google.

Recientemente, la compañía de Mountain View ha llegado a un acuerdo extrajudicial con el Servicio Federal Antimonopolio de Rusia, ante la denuncia fue interpuesta por la compañía Yandex. Bajo este acuerdo, Google dejará de solicitar que ciertas aplicaciones estén preinstaladas en los dispositivos Android vendidos el en país, dejando también de impedir que se instalen los buscadores de otras empresas.

Este acuerdo no libra a Google de pagar la multa que este organismo ruso le impuso, por importe de 7,8 millones de euros. Además, las acciones de Yandex, la empresa que presentó la denuncia, subieron un 7 por ciento en la Bolsa de Nueva York.

Vía: TechSpot.