Intel tiene en preparación los próximos procesadores Cannon Lake, que vendrán acompañados de nuevos chipsets serie 300. Pero en esta ocasión las novedades que aportarán se podrían centrar en ofrecer por defecto la conectividad que mucha gente quiere en sus PC: conectividad wifi.

Hace unos meses ya surgió un rumor al respecto, y ahora en Benchlife se habrían hecho con una transparencia que aportaría las novedades de estos chipsets. Serían compatibles con wifi 802.11 ac así como Bluetooth, y también añadiría la posibilidad de gestionar hasta seis puertos USB 3.1 Gen. 2 a la vez.

Actualmente los fabricantes de placas base tienen que recurrir a añadir chips de Intel u otras compañías para conseguir estos tipos de conectividades. Esto simplificaría el acceso a la conectividad wifi y USB 3.1 Gen. 2, incluso en las de menor coste, aunque no significaría que todas las placas base incluirían wifi porque además se necesita de circuitería adicional para conectar las antenas a las placas. Pero al menos, las abarataría sustancialmente.

Los nombres de los chipsets, sin sorpresas, serían Z370, H370, H310, Q370, Q350 y B350. Además, estos chipsets servirían para procesadores Coffee Lake de seis núcleos o doces hilos para el mercado mayoritario, según ha vuelto a reiterar Benchlife. Estos procesadores Cofee Lake S de sobremesa fabricados a 14 nm llegarían a los PC muy a finales de año o principios de 2018.

/storage/geek/posts/2017/04/17/intel-300-series-pch.jpg
Ampliar t