Qualcomm está teniendo mala suerte en los tribunales de todo el mundo, y el último episodio ha sido en EE. UU. La canadiense BlackBerry entró en una batalla legal con Qualcomm a costa de un límite en el pago anticipado de royalties que realizaba BlackBerry, y que la canadiense entendía que había sido superado.

Ambas compañías recurrieron a un arbitraje para solucionar el asunto, lo que ha llevado a que el mediador se haya posicionado a favor de BlackBerry. La decisión es inapelable, por lo que Qualcomm tendrá que pagar 814.9 millones de dólares a BlackBerry en concepto de royalties cobrados de más, así como los intereses generados y la minuta de los abogados que se decidirá el 30 de mayo. Esta compensación cubre el periodo de 2010 a 2015.

Nada más conocerse la noticia las acciones de BlackBerry han subido un 15 %, ya que se trata de una importante inyección de líquido a la compañía que no está en sus mejores momentos. Su transformación en una empresa de servicios en vez de ser un fabricante de teléfonos ha tenido en los últimos años una gran repercusión en los ingresos de BlackBerry.

Vía: Ars Technica.