El año pasado el navegador Opera empezó a integrar un bloqueador de anuncios para hacer que la navegación web fuera más rápida para sus usuarios. La ingente cantidad de anuncios que tienen muchas webs hace que se ralentice mucho la carga y pueda producir microbloqueos al interactuar con una página. Pero la compañía está considerando que esta característica esté activada por defecto.

Opera se remite a la evolución del tamaño medio de las webs para sustentar su postura. De 2010 a 2016, ese tamaño ha pasado de 702 Kb hasta los 2332 Kb, con el tamaño adicional siendo utilizado para mostrar anuncios y no contenido de la página que se está visitando. El bloqueador de anuncios de Opera solo es utilizado de media por un 33 % de los usuarios, y permite además un inicio más rápido debido a que es menos intrusivo que otras alternativas como AdBlock Plus.

La compañía seguirá apostando por el bloqueo de anuncios, y a pesar de tener una cuota de mercado de menos del 1 %, puede seguir captando la atención de los internautas con estas medidas. Otras medidas que deberían tomar las webs es evitar la publicidad intrusiva e integrarla en el diseño de las webs para minimizar la molestia que pueda suponer al visitante medio. Eso es algo en lo que está trabajando el Buró de Publicidad Interactiva (IAB).

/storage/geek/posts/2017/03/18/screen-shot-2017-03-14-at-14.52.59.png
Ampliar t

Vía: PC World.