China comienza a despuntar como primera potencia mundial que llegará a ser dentro de poco, y destacando en tecnologías que siempre han dominado otros países, con los trenes de levitación magnética como ejemplo. Japón siempre ha dominado este mercado, pero China tiene pensado acabar con ese dominio en 2027.

Durante ese año, el gobierno chino inaugurará el tren de levitación magnética más rápido del momento, el cual será capaz de alcanzar los 600 km/h. Por ahora se ha construido un pequeño tramo de cinco kilómetros para realizar pruebas y demostraciones.

Desde 2004, el récord de velocidad en un tren magnético comercial lo ostenta la propia China con el maglev de Shanghái, capaz de alcanzar los 430 km/h en tan solo cuatro minutos, tardando 7 minutos y 20 segundos en recorrer los 30 km entre el aeropuerto internacional de Shanghái-Pudong y la estación de metro Long Yang en Shanghái.

Vía: The Verge.