Quizás los nuevos iPhone 7 no estén vendiendo todo lo bien que vendieron sus anteriores versiones, pero no por ello se puede decir que Apple esté pasando por problemas económicos ni muchísimo menos. De hecho la compañía se ha rascado un poco el bolsillo para construir un nuevo centro de investigación y desarrollo en Pekín, por tan solo 45 millones de dólares.

China, y sus 1.357 millones de compradores habitantes, es la nueva tierra prometida en la que cualquier empresa querría triunfar. El nuevo centro que estará localizado en la capital ofrecerá trabajo a 500 personas y estará centrado en el desarrollo de componentes electrónicos, de audio, vídeo y comunicaciones.

Este nuevo centro forma parte del plan de Apple de realizar diversas inversiones en el país, en el que también se incluye la inversión que realizó la compañía de 1.000 millones de dólares en versión china de Uber, Didi Chuxing. Curiosamente Apple comenzó este plan después de los viajes a China que realizó Tim Cook con motivo del cierre de iBooks e iTunes Películas en el país, de los cuales seguramente Apple y el gobierno chino sacaron beneficios mutuos.