Aún es un misterio si las gafas de realidad aumentada de Microsoft, HoloLens, triunfarán entre los usuarios gracias a sus características, como crear escritorios virtuales en Windows 10, o si serán algo más dedicado al sector profesional. Por lo pronto los 3.000 $ que cuesta su kit de desarrollo no las hacen aptas para todos los bolsillos. También eran un misterio los componentes que encerraban, al menos lo eran hasta ahora que Microsoft las ha abierto al público.

En el marco de las conferencias sobre hardware englobadas en la feria Hot Chips, Microsoft ha decidido desvelar los entresijos de las HoloLenss. El corazón de las gafas es la llamada unidad de procesamiento holográfico (HPU, holographic processing unit), un coprocesador fabricado a 28 nm por TSMC (con 65 millones de puertas lógicas en su interior), que cuenta con 24 núcleos de procesamiento digital de imágenes creados por Tensilica, capaces cada uno de realizar una tarea individual. Además, esta sería capaz de consumir menos de 10 W.

Completan las especificaciones 8 MB de memoria RAM estática (SRAM), 1 GB de RAM LDDR3 y 64 GB de almacenamiento, todo ello en un encapsulado BGA de 12 x 12 mm. La HPU está acompañada de un SoC Intel Atom x86 Cherry Trail de 14 nm con 1 GB de RAM que hace funcionar una versión de Windows 10.

La HPU sería la encargada de crear y manejar los entornos virtuales creados por las gafas, junto con todas las señales de entrada y salida como pueden ser sensores de movimiento, además sus especificaciones, funcionando como un chip dedicado, permiten realizar operaciones 200 veces más rápido que si se hicieran por software.

Por ahora las gafas están siendo solo distribuidas a los desarrolladores, y no hay fecha determinada de venta al público.

Vía: windows Central.