A mediados de enero, en un largo artículo en Medium, uno de los desarrolladores más veteranos de Bitcoin daba la voz de alerta sobre su oscuro futuro. Debido a una solución temporal en el protocolo de cadena de bloques o blockchain que vertebra la criptodivisa, se ha alcanzado finalmente el límite de transacciones posibles por segundo que se pueden verificar.

No son muchas. De hecho son sólo tres por segundo. Pero alcanzar un nivel de producción de bitcoines y de transacciones como el que se tiene actualmente está haciendo que las confirmaciones de transacciones por parte de la red descentralizada Bitcoin hayan pasado de los típicos 10 minutos a 43 minutos en las últimas horas. Algunas transacciones están llevando horas confimarse, por lo que muchos sitios que aceptaban el pago con bitcoines dejarán de aceptarlo.

Y sólo irá a peor si las dos mineras chinas que producen el 50 % de los bitcoines no quieren que se modifique el protoclo de cadena de bloques. No ayuda que haya dos facciones de mineros, unos implementando la versión actual (con el apoyo de los mineros chinos) y otra que quiere usar un tamaño de bloque superior para poder realizar las confirmaciones más rápidamente.

Se está llevando una votación en la comunidad Bitcoin para decidir qué tipo de producción se lleva a cabo. Pero la votación por ahora es continuista, por lo que los tiempos de validación de los bloques generados y transacciones irán a peor.