La actual situación del mercado de las memorias está permitiendo a las compañías afrontar ciertas decisiones comerciales con respecto a los SSDs. Eso pasa para Samsung por presentar modelos de 2 TB de los discos de 2,5 pulgadas de su exitosa familia de productos SSD 850 EVO y SSD 850 PRO.

Estos discos de Samsung utilizan memoria 3D conocida como V-NAND para poder empaquetar más capas de memoria en un mismo chip. Llamarlas 3D siempre me ha hecho gracia lo primero porque los chips ya están fabricados en 3D (tienen alto, largo y ancho) y los de memoria ya usaban apilaciones de capas.

Lo que hace la V-NAND es simplificar el interconexionado de los microhilos que conectan cada capa de la memoria tradicional además de abaratar el proceso de fabricación (algunas memorias llegan a superar las 48 capas de memoria apiladas, mientras que lo habitual hasta ahora eran menos de una decena).

El resultado es que el Samsung SSD 850 EVO tiene una gran relación calidad-precio, y es el recomendado por defecto para aquellos que quieran un nuevo SSD. Introducir una versión de 2 TB, aunque no es una capacidad que por precio vaya a estar al alcance de cualquiera ya que costará en el mercado en torno a los 799 euros (tiene un PVPR de 899 euros), sí que aporta presión a la competencia para que introduzcan esa capacidad y más barata.

Samsung ha desarrollado una nueva versión del controlador MGX para estos discos denominada MHX que soporte la gestión de hasta 2 TB de memoria, y los chips incluidos son de 32 capas y 128 Gbits (16 GB) de capacidad, que para conseguir los 2048 GB de capacidad se han necesitado 128 de estos chips de memoria V-NAND para cada disco. Nada mal.

Samsung promete versiones de 2 TB en formato M.2 y mSATA, que en el caso de M.2 puede ser muy interesante para los que tengan una placa con esta conexión y no sepan qué hacer con ella. La durabilidad de este modelo se mantiene en los mismos 150 TB a lo largo de 5 años (300 TB a 10 años es lo que está publicitando Samsung para el 850 PRO).

Vía: TechPowerUp.