La última ocurrencia de Amazon para hacer que la gente compre más en su web suena a broma del día de los Santos Inocentes, que se celebra en la anglosfera el 1 de abril. La compañía de Jeff Bezos acaba de presentar el Dash Button, el cual permitirá evitar que te quedes sin provisiones en tu casa de café en cápsulas, detergente o bolsas de basura.

¿En qué consiste este ingenio? Pues no es más que un pequeño dispositivo dotado de Wi-Fi y un botón que, al pulsarlo, encarga automáticamente un producto predeterminado. No hay que indicarle ni el tamaño ni la cantidad que quieres, pues esto se ajusta en sus preferencias.

El botón no es magnético, sino adhesivo, y tiene un pequeño indicador LED que se vuelve verde cuando el pedido se ha realizado satisfactoriamente. Además, tras haberlo pulsado, no se puede emplear para encargar el producto hasta que la orden anterior haya llegado a destino.

Se pueden hacer algunos ajustes al servicio dese la aplicación móvil de Amazon, recibiéndose en el móvil una notificación cada vez que se hace un pedido, el cuál siempre tiene un periodo de tiempo para modificarse o cancelarse. Los botones Dash sólo están disponibles en EE. UU. para clientes Premium y bajo invitación. El repertorio está, por el momento, limitado a 18 productos concretos de marcas comerciales, así que no es para los que compren productos del mismo tipo de otras marcas o marcas blancas.

Esta iniciativa se une a la presentada el año pasado, la varita Dash, permite confeccionar la lista de la compra indicándoselo por voz o empleando el lector óptico incorporado. Hay que reconocer que, poco a poco, Amazon empieza a convertirse en un rival para las tiendas de la esquina.

Vía: The Verge.