Entre los productos que fabrica Razer no faltan los periféricos específicos para consoleros. Aunque soy fan de la Xbox One (me parece un genial centro multimedia en el que ver Netflix, Movistar Series o la televisión además de jugar), nunca termino recurriendo al equipamiento específico para consolas, o al menos no le presto la debida atención ya que me paso el día delante del PC.

Pero cuando te llega la oportunidad de probarlos, siempre puedes cambiar de opinión. Al menos es lo que me ha ocurrido con la versión de los Razer Kraken para Xbox One. Además de llegar con una buena presentación a juego con el verde que caracteriza a la Xbox One, en general me han parecido cómodos y con buena calidad de sonido.

Diseño y presentación

El contenido de la caja incluye los cascos (gracias Sr. Obvio) con jack de 4 contactos para audio y micrófono, un adaptador de auriculares para el mando (que suele costar unos 23 euros por separado), un cable extensor de jack con divisor a conectores de audio y micrófono (3 contactos) y un cable USB. Además de los habituales manuales de instrucciones y una estupenda presentación de la caja de los cascos.

219242 bytes 182551 bytes 190033 bytes 173587 bytes

El diseño de estos cascos supraaurales cuenta con una diadema para que podamos ajustarlos y nos resultan de lo más cómodos que llevar. Puesto que llevo gafas, siempre necesito un cierto nivel de comodidad adicional y en el caso de estos cascos la he encontrado en el acolchado de los auriculares. Aunque son de cuero, con las desventajas que tiene en verano o en sesiones largas de juego, en general me han resultado muy cómodos.

La parte exterior de los auriculares incluye el logo de la compañía y las letras de Razer en la parte superior. El acolchado de la diadema es igualmente cómodo, y en una larga sesión de GTA 5 no me ha producido esa sensación de dolor de cabeza que pueden producir cascos baratos. Además aislan lo suficiente del ruido externo para que pequeños sonidos que ocurran en la casa no molesten y podamos escuchar mejor el sonido.

En el apartado de la comodidad no hay nada que reprocharles a los Razer Kraken, al menos para mi cabeza y oídos. Eso no impide que a otro usuario no le puedan resultar incómodos, pero es algo inevitable. El micrófono está incluido en la parte izquierda, y se puede desplegar y recoger girándolo.

269101 bytes 346611 bytes 325265 bytes 223934 bytes 341412 bytes 228581 bytes 282676 bytes 132065 bytes 188596 bytes 344642 bytes 292759 bytes 172652 bytes

Entrando a los aspectos técnicos, estos Razer Kraken cuentan con una respuesta en frecuencia en el rango de los 20 Hz a los 20 kHz, con una impedancia de 32 Ω a 1 KHz, una sensibilidad de 1 KHz ± 4 dB a un máximo de 110 dB y una potencia de entrada de 50 mW. El micrófono tiene una relación S/N de 50 dB y una sensibilidad de -40 ± 3 dB.

Muchos diréis "pues vale". En general son buenos parámetros, y el diafragma de los auriculares se portan bien para mejorar la calidad del sonido.

Buenas cualidades para un buen producto

La realidad de estos cascos, pese a costar 100 euros la caja, es que son más bien unos cascos de unos 70 u 80 euros quitando el adaptador de mando y el cable para PC, y por tanto hay que valorarlos como tal. Para el consolero aportan un gran valor debido a que incluyen todo lo que necesita para aprovecharlos en la Xbox One.

En el apartado del sonido, se escuchan bastante bien y no he tenido problemas al hacerme entender con el micrófono y mantiene buena calidad. Al consolero medio le parecerán unos buenos cascos, pero los audiófilos discreparán aunque son gente que buscan mucho más en unos cascos. Como cualquier conexión de sonido inalámbrica, estamos un poco vendidos a que no haya excesivas fuentes de interferencias para que no haya señales parasitarias que se conviertan en ruido de fondo, pero eso en una gran ciudad es casi imposible.

En ocasiones oiremos algún ruido de fondo al tenerlos conectados al mando en vez de directamente a la televisión, y unas veces podremos eliminarla recolocando algún objeto que haya entre medias de la consola y nosotros y en otras ocasiones será imposible. Es un problema que existen en todas las conexiones de audio inalámbricas sin irnos a cascos que valgan de por si más de 150 euros, y en ocasiones ni siquiera esos evitan algún tipo de ruido de fondo.

Pero no afecta prácticamente a estos cascos. De hecho jugando el 99% del tiempo ni siquiera he notado ningún tipo de ruido, escuchándose muy bien. Sólo en momentos de extremo silencio se llega a apreciar.

Los Razer Kraken Gaming Headset for Xbox One son una compra altamente recomendable y más si no disponéis todavía del adaptador para auriculares para el mando. Sin este adaptador es imposible utilizar ningún casco con micrófono con la Xbox One, y quizás una de las cosas que menos me gustan de la plataforma. Pero como suele ocurrir, sus cosas buenas superan ampliamente a las cosas malas.

Puntuación

8.0

sobre 10

Lo mejor

  • Son buenos cascos todoterreno.
  • Incluye el cable para conectarlos a un PC o a la televisión.

Lo peor

  • No hay grandes pegas en realidad.