En las últimas semanas el rumor más recurrente es que Apple quiere embarcarse en el mundo de los coches eléctricos. Es una sorpresa para diversas compañías y ejecutivos del sector, como el ex presidente de General Motors que le aconseja a Apple mantenerse alejado de la producción de coches por sus estrechos márgenes de beneficios.

En los productos tecnológicos Apple consigue entre un 20 y 30 por ciento de márgenes, siendo el iPad uno de los productos con los que menos gana por unidad vendida. Los rumores de que Apple podría estar interesado en los coches eléctricos creo que comenzaron de manera más o menos oficial con la confirmación de Elon Musk hace un año de que había mantenido conversaciones con la compañía, pero veía improbable una adquisición.

Desde entonces algún artículo ha aparecido sobre un coche de Apple, muy pocos, debido a que la atención mediática se centraba en el Apple Watch. Una vez entrados en 2015 y con el lanzamiento del reloj a la vuelta de la esquina, los medios tienen que buscar algo nuevo de lo que hablar, aunque Apple ha dado muchos indicios como para que esto ocurra.

Por un lado tenemos la aparición de diversos vehículos circulando por las carreteras de ciudades de California supuestamente pertenecientes a Apple como el que veis sobre estas líneas. Con diversas cámaras y sensores en su parte superior, se ha especulado que sea algún tipo de sistema de conducción autónoma.

Ayer también llegaron noticias de que una empresa de baterías para coches ha demandado a Apple por contratar a cinco ex ingenieros de la compañía. A123 Systems asegura que son personal irreemplazable y que en su marcha a Apple han rotado el acuerdo de confidencialidad y de no trabajar para la competencia que firmaron en su contrato. Así pues, A123 Systems considera a Apple un competidor en el terreno de las baterías, aunque no se dedique a producirlas (¿por ahora?).

Otra noticia que también ha llegado ayer es que Apple ha estado contratando a ingenieros para investigar en diversos tipos de piezas de coche. Suspensión, transmisión, seguridad del pasajero... No habría dejado ningún apartado sin personal cualificado asignado a su desarrollo. Además de desarrollar las piezas, son ingenieros cualificados para desarrollar la maquinaria necesaria para su fabricación. La puesta en marcha de fábricas dedicadas a producir el Apple Car. La división contaría con más de 200 empleados en este momento.

Tesla

Por eso todas estas noticias apuntan de manera clara a que Apple quiere fabricar su propio coche. Incluso en Sillicon Valley han entrado en guerra con Tesla para traer empleados de vuelta a Cupertino, ofreciendo aumentos salariales de hasta el 60% y primas de 250.000 dólares. Y las habladurías dicen que se han marchado de Tesla por que el proyecto de Apple es mucho más ambicioso.

Conociendo a Apple, podríamos estar ante el desarrollo de un coche eléctrico autónomo que revolucionará el sector en 2020. La fecha la establece Bloomberg de acuerdo con fuentes de la indutria que le aseguran que se necesitan entre cinco y siete años para poder fabricar un nuevo modelo de coche.

Personalmente me parece poco tiempo para que Apple pueda presentar algo revolucionario, o que aporte una diferencia sustancial con respecto a lo que hay ahora mismo en el mercado. Y mucho menos para crear toda la infraestructura de fábricas que se necesita para crear cada pieza y componente de un coche. Puestos a dar una fecha, yo apostaría más por dentro de 10 años, aunque disponer de 200.000 millones de dólares en tus cuentas bancarias pueden acelerar considerablemente el desarrollo de cualquier proyecto que te plantees.