En lo que llevamos de año los fabricantes de teléfonos han ido presentando modelos con la pantalla cada vez más grande. No ya phablets, que parece que es una palabra destinada al olvido. Smartphones con tamaños de borde más compactos, con pantallas de 5,5 pulgadas como el LG G3, el OnePlus One o el ZTE Nubia Z7, entre otros. Lo que hace un año llamaríamos phablet hoy lo llamamos teléfono, sin distinciones.

Por eso los análisis del mercado de las tabletas apuntan casi todos a la misma dirección: los teléfonos de pantalla grande van a comerle mucho terreno a las tabletas. NPD DisplaySearch establece el tamaño de las tabletas perjudicadas en las 7 a 7,9 pulgadas, lo que afecta a todos los fabricantes por igual, desde Google hasta Apple. El total de tabletas a fabricarse en 2014 llegará a los 285 millones, unas expectativas inferiores de las iniciales. En el trimestre anterior Apple sufrió un bajón de ventas de iPads.

Además establecen que las compañías y los consumidores se centrarán en las tabletas de 8 a 10,9 pulgadas, lejos del 58% de cuota que tuvieron las tabletas de menor tamaño durante 2013. Las tabletas de más de 11 o más pulgadas, como la Surface 3 o Galaxy Tab Pro 12.2, coparán un 10% del mercado de aquí a 2018. El gran beneficiado de esta situación serían las tabletas convertibles, esos híbridos que funcionan con Windows 8 sobre procesadores Intel (que no Windows RT para procesadores ARM) pero con teclado que se puede separar.

Vía: Windows Phone Central.