AMD va a poner a la venta el próximo 9 de abril un nuevo chipset destinado a mercados emergentes debido a su bajo coste. Se trata de AM1, basado en la arquitectura de las APUs (los chips de AMD que incluyen CPU, controladora y GPU) que se pueden encontrar en la Xbox One y PlayStation 4 a un punto de entrada tan bajo como los 60 dólares.

La nueva plataforma AM1 incluye soporte para USB 3.0, placas base de tipo microATX y miniITX, soporte para DirectX 11.2 y Windows 8.1, y en la que las compañías más importantes del sector van a dar soporte, como ASRock, ASUS y Gigabyte. Lo que más llama la atención de esta nueva plataforma es que está limitada a un consumo de 25W del conjunto de placa y APU.

Puesto que se trata de una solución integrada destinada a PCs de bajo coste, no esperéis que tenga una potencia especialmente alta o que sirva para jugar a Battlefield 4. Puede ser interesante para crear servidores multimedia en nuestras casas, o para crear PCs para algún familiar que no necesite más que utilizar lo básico de un ordenador, como programas de ofimática y navegar por internet.

Todavía falta que AMD presente las características completas de esta nueva gama AM1, pero AnandTech apunta a las siguientes:

Fuente: AnandTech

Fuente: AMD. Vía: Ars Technica, AnandTech.